Sospechoso buscado por homicidio y por evasión de justicia regresa a Estados Unidos tras ser extraditado de México

Santa Ana, California, 9 de diciembre de 2016 – Un hombre sospechoso de un homicidio en 2012 en Sana Ana, California, regresó a los Estados Unidos el día de hoy, informó Deirdre Fike, Subdirector a cargo de la oficina de campo del FBI en Los Ángeles.

Jesús Canales Andrade, de 23 años de edad, fue extraditado a Los Ángeles el jueves 8 de diciembre, y entregado al Departamento de Policía de Santa Ana. Canales Andrade, miembro de una pandilla, era buscado por su presunta participación en el homicidio de un hombre en dicha localidad en 2012.

Los investigadores del Departamento de Policía de Santa Ana identificaron al sospechoso poco después del asesinato. El 8 de febrero de 2012 se emitió una orden de arresto estatal en la Corte Superior del Condado de Orange tras haber sido acusado de los siguientes delitos: homicidio, terrorismo callejero, asesinato en beneficio de una pandilla callejera, e intencionalmente activar un arma de fuego con resultado fatal.

Cuando los detectives del Departamento de Policía de Santa Ana determinaron que Canales Andrade había escapado del estado, se solicitó ayuda al FBI para localizarlo. Se emitió entonces una orden de arresto federal en el Distrito Central de California el 27 de julio de 2012, con el cargo de evasión de justicia.

Los investigadores lograron obtener información que indicaba que Canales Andrade había ido a radicar al estado de Michoacán en México. Una vez que fue localizado, la agregaduría del FBI en la Embajada en la Ciudad de México solicitó a la Policía Federal Ministerial (PFM) detenerlo debido a la orden de arresto emitida en los Estados Unidos. Canales Andrade fue arrestado por la PFM el 14 de julio de 2016 en la Colonia Centro de Lázaro Cárdenas, Michoacán, y fue trasladado a la Ciudad de México donde se le sujetó a los procedimientos de extradición.

Canales Andrade fue extraditado a los Estados Unidos el jueves 8 de diciembre bajo custodia de agentes del FBI. Fue ingresado a prisión bajo el cargo de homicidio en Santa Ana, y la fiscalía del Condado de Orange llevará el caso contra él.

La investigación sobre el fugitivo fue llevada a cabo por la Fuerza de Tarea de Crímenes Violentos del FBI en el Condado de Orange, con el apoyo considerable de la agregaduría del FBI en la Embajada en la Ciudad de México, así como de oficiales mexicanos de la Policía Federal Ministerial. La investigación del homicidio sigue siendo  llevada por los detectives del Departamento de Policía de Santa Ana.

Al pasar a custodia de las autoridades locales, se espera que el gobierno federal de los Estados Unidos archive la acusación federal contra Canales.

El FBI continúa trabajando con la procuración de justicia local y con sus contrapartes en otros países para aprehender a criminales violentos acusados en estados de los que han escapado para evadir la jurisdicción. Se pueden encontrar fotografías y descripciones de muchos fugitivos en www.fbi.gov.