Palabras del Encargado de Negocios John Creamer durante la ceremonia de conmemoración del 9/11

Buenos días.

Me agradezco su presencia en ésta mañana. Los eventos que acontecieron el 11 de septiembre del año 2001 cambiaron el curso de la historia para siempre.

Hoy, conmemoramos 18 años desde aquel trágico día en el cual perecieron más de dos mil personas en los atentados al World Trade Center en Nueva York. En éste día, honramos la memoria de los Miembros del Departamento de Bomberos de la Ciudad de Nueva York, del Cuerpo de Policías, de la Autoridad Portuaria, y los Médicos de Emergencias que sacrificaron y pusieron en la línea sus vidas en labores de auxilio, búsqueda, y rescate.

Algunos de estos valientes hombres y mujeres dieron sus vidas para proteger a otros – el máximo sacrificio que merece nuestro mayor respeto. Cualquiera que esté dispuesto a arriesgar su propia seguridad para salvar a otros es la definición en todo el sentido de las palabras heroína o héroe.

Y hoy nos acompaña un gran equipo de héroes, los brigadistas de “Los Topos.” Sé que a la mayoría de los brigadistas nos dicen que no se consideran héroes, ya que solo están haciendo su trabajo, pero sus acciones ante los ojos de todos los demás son heroicas, y por ello les consideramos como tal.

Los Topos viajaron a la Ciudad de Nueva York para unirse a nuestros equipos de búsqueda y rescate en la Zona Cero.

Aquí presente se encuentra la Dra. Pola Díaz Moffitt, una experimentada rescatista quien participó en aquellos operativos. Estamos sumamente agradecidos con usted. Éste es un ejemplo de la solidaridad que nos demuestra que ante la adversidad, siempre debe imperar la unidad.

De misma forma, cuando la tragedia azotó a México la mañana del 19 de septiembre del año 2017, miembros del Equipo de Búsqueda y Rescate Urbano del Condado de Los Ángeles (USA-2) llegaron a México para trabajar junto a Los Topos en las labores heroicas para auxiliar a los mexicanos.

Tal como lo he dicho antes, más que socios comerciales o vecinos somos familia, y con la familia se puede contar en los momentos buenos y en los malos.

Este apoyo mutuo nos demuestra que cuando uno cae, el otro estará ahí para levantarlo.

Es ahí donde yace el verdadero espíritu de nuestra relación bilateral, en la cooperación altruista y la bondad humana.

Quiero agradecer a nuestros amigos, Los Topos, por su incansable labor heroica y por acompañar a nuestra comunidad aquí en la Embajada en un día tan importante como el de hoy. Les agradezco por su servicio, por su apoyo y valentía.

Ahora, les pido a todos me acompañen en un minuto de silenci para conmemorar a todas aquellas personas que perdieron la vida en los ataques del 11 de septiembre, al igual que las de aquellos que valientemente sacrificaron sus vidas en el auxilio de los demás.

Muchas gracias.