Palabras del embajador Christopher Landau durante el décimo embarque del puente aéreo entre México y Estados Unidos

Palabras del embajador Christopher Landau durante el décimo embarque del puente aéreo entre México y Estados Unidos para la atención hospitalaria de pacientes con Covid-19

 

Muchas gracias a todas y a todos. Saludo con gusto a mis amigos Roberto Velasco, director general de América del Norte de la Cancillería; y Jorge Torres, presidente de FEDEX México y—como dijo Roberto—presidente de la AMCHAM, la Cámara de Comercio de Estados Unidos aquí en México.
Hoy yo cumplo un año como embajador de Estados Unidos en México, rendí protesta en el Departamento de Estado el 12 de agosto de 2019. Nunca hubiera pensado en ese momento, al rendir protesta frente a las banderas de todo el mundo, que un año después estaría aquí en un hangar del aeropuerto de Toluca recibiendo equipo médico, ventiladores. Pero realmente me parece una manera muy propicia de celebrar este aniversario, porque me parece un símbolo muy potente de la amistad y la cooperación entre nuestros países

Esta pandemia nos ha demostrado que nuestros lazos son sólidos y resilientes, pero se fortalecen aún más ante la adversidad porque sabemos que juntos logramos más. Los amigos durante los tiempos de adversidad son los amigos de verdad, es muy fácil ser amigable en los tiempos buenos, pero es realmente durante los tiempos difíciles donde encuentras quiénes son tus verdaderos amigos.

Ha sido para mi personalmente como embajador, y para la Misión que presido, un placer colaborar con las autoridades mexicanas, particularmente con el excelente equipo de trabajo del canciller Marcelo Ebrard, para el bien de nuestros pueblos.  La llegada de estos ventiladores es el resultado de una gran labor en ambos lados de la frontera y de nuestro espíritu de cooperación para encontrar soluciones.Desde el comienzo antes de la pandemia, hemos estado en contacto continuo con las autoridades mexicanas porque para el virus, para la salud no hay fronteras. Lo que afecta a México afecta también a Estados Unidos y viceversa. Hemos estado colaborando de una manera muy estrecha y ha sido un gran placer y un gran honor para mí estar aquí para recibir estos equipos médicos, esos ventiladores, que representan la vida para la gente muy afectada con esta enfermedad. Estos ventiladores pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte. Imagínense si su padre o un amigo estuviera muy enfermo y le faltara un ventilador, que haya una escasez. Me parece muy importante que haya esos ventiladores, ojalá no se tengan que usar, pero son muy importantes tenerlos de reserva para la gente que se pueda enfermar ahora y para la crisis del futuro.  Hemos aprendido muchas lecciones ante esta crisis y tenemos que estar mejor preparados para el futuro.

El arribo de estos ventiladores realmente es una muestra muy concreta de nuestra solidaridad y de cooperación bilateral que nos abre tantas puertas, sobre todo en este momento. Eso es ahora una crisis sanitaria, pero yo temo que esto pueda desatar una crisis mucho peor, una crisis social y económica.
También vamos a estar trabajando hombro a hombro con México para ver qué podemos hacer para ayudar en la situación aquí porque si a México le va bien a Estados Unidos le va bien y viceversa.

México y Estados Unidos hemos enfrentado desafíos comunes a través de nuestra larga historia compartida. Me da mucho gusto que esas imágenes de cooperación van a quedar en los canales históricos de esta época. Cuando nos pregunten los nietos cómo fue la vida durante la pandemia nos van a ver con mascarillas, les va a parecer muy exótico. A mi me parece algo muy exótico, viviendo algo surreal, pero espero que las fotos de esta ocasión queden siempre en los archivos históricos como una muestra de solidaridad y de colaboración entre nuestros pueblos, no solamente a nivel gubernamental pero también a nivel de la empresa privada, todas las empresas privadas de ambos países se han dedicado con un espíritu muy cooperativo y realmente les agradezco a FedEx.

Es un gran orgullo para mi como estadounidense ver este espíritu de responsabilidad corporativa de las empresas estadounidenses en México. No solamente FedEx, pero también hay muchas otras empresas que han colaborado de distintas maneras, algunas han contribuido con equipo de protección, otras han contribuido al hospital de Covid-19 que se construyó en el Centro Citi Banamex en la Ciudad de México, y en todo el país. En la frontera ha habido muchas empresas que han contribuido de una manera u otra. Desde las empresas más pequeñas han hecho lo que ellos pueden, desde dar un ventilador, pero cada cual siempre ayudando. Yo creo que lo mas importante es ese espíritu de solidaridad. Me complace mucho como embajador de Estados Unidos destacar este espíritu tan generoso.El Covid-19 obviamente nos ha afectado de manera muy difícil a los dos países, pero soy optimista que pronto también, cooperando lo vamos a poder domar. Como lo dijo Roberto, estamos hablando de cooperación en cuanto a las vacunas y los tratamientos. Porque ninguno de nuestros países va a poder salir de esta crisis si el otro no sale también, dado nuestra frontera común de 3 mil kilómetros.

Como lo enfatizó el presidente Trump durante la visita del presidente López Obrador a la Casa Blanca, hace un mes, la relación entre México y Estados Unidos nunca había sido tan cercana ni tan sólida, lo que nos permite ver con mayor optimismo hacia nuestro futuro compartido. Para mí, este evento de hoy es un símbolo muy concreto de esta relación
Quiero terminar solamente por agradecerles a todos su presencia el día de hoy y otra vez reiterar que este evento es muy apropiado para celebrar mi primer aniversario como embajador. Estos 91 ventiladores son un ejemplo muy concreto de la cooperación entre los dos países que yo quisiera impulsar y me da mucho gusto estar con ustedes el día de hoy.

Muchísimas gracias.