Palabras del Emb. Landau en la reunión binacional de planeación y seguridad fronteriza México-E.U.

Muchas gracias y muy buenos días a todos y a todas.

Es un enorme placer y privilegio para mí estar con ustedes hoy día para hablar sobre la cooperación entre México y Estados Unidos en materia fronteriza.

Qué gusto encontrarme nuevamente con el secretario de Seguridad, mi amigo Alfonso Durazo; el subsecretario Ricardo Mejía; el director general Julio Cesar Sánchez y tantos otros miembros ilustres del Gobierno Mexicano, tanto militares como civiles.

Cuando llegué a México, hace seis meses como embajador, establecí tres prioridades para mi gestión:  la migración, el comercio, y la seguridad.  Las tres están directamente relacionadas con lo que sucede en nuestra frontera compartida.

Aunque me enfocaré principalmente en la seguridad el día de hoy, les comparto que fomentar el flujo migratorio ordenado y legal es de interés para ambos países.  Enfocarnos en fronteras más seguras y eficientes generará mejores condiciones para el comercio y para el tránsito lícito de personas y empresas que tienen un pie en México y otro en Estados Unidos.

México es nuestro vecino y principal socio comercial.  Ahora, con la ratificación del T-MEC, nuestro comercio se fortalecerá y alcanzará niveles sin precedentes, en un esquema ganar-ganar, para que nuestros pueblos tengan un porvenir mucho mejor.

Sabemos que ninguno de nuestros países está seguro cuando el otro no lo está, y, precisamente, la frontera es el espacio común en donde más intensa debe ser nuestra cooperación.

La seguridad es un desafío compartido y una responsabilidad compartida. Sin ella, difícilmente puede haber crecimiento y prosperidad.  Más aún, cuando nuestras economías se encuentran tan entrelazadas, y México es nuestro principal socio comercial en bienes.

Uno de los puntos clave en los que debemos concentrarnos en materia de seguridad es el tráfico de armas, municiones, y efectivo.  Es un tema en el que necesitamos trabajar de forma muy estrecha para tener éxito.

Encuentro poco productivo que nos señalemos los unos a los otros sobre de quién es la culpa por las drogas que van al norte o por las armas y dinero que vienen hacia el sur.  Porque, por muchos años, los grupos criminales han aprovechado nuestros desacuerdos históricos al respecto.

Este tipo de encuentros demuestran que los señalamientos quedaron atrás, porque aquí no solo fomentamos la cooperación y el trabajo conjunto, sino que también comprobamos que existe un diálogo genuino entre nuestros países.

Hemos tenido varios ejemplos de ese diálogo, desde el más alto nivel, con los presidentes López Obrador y Trump, quienes, en octubre de 2019, acordaron trabajar de manera conjunta en materia de seguridad.

Asimismo, con el Grupo de Alto Nivel de Seguridad Estados Unidos-México – que inició en agosto del año pasado y en el que participa el secretario Durazo, el canciller Ebrard, y los titulares de seguridad de México – fomentamos un enfoque integrado, estratégico, y bien articulado.

Recientemente, hemos tenido las visitas del Fiscal General de Estados Unidos William Barr en diciembre y el mes pasado; la del Subsecretario                                                                                                                                          para el Hemisferio Occidental Michael Kozak, hace dos semanas; así como la del Comisionado en Funciones de la CBP, Mark Morgan, en octubre pasado, y de su Comisionado Adjunto el día de hoy por segunda vez.

Para profundizar en esa cooperación del más alto nivel, quiero resaltar que ahora está en México la directora de nuestra Agencia de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego, y Explosivos (ATF), Regina Lombardo.

Apenas el martes de la semana pasada realizamos un taller conjunto sobre tráfico de armas, en el que participó tanto personal de la Fiscalía como de distintas fiscalías estatales; de la ATF; de la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI), y del Departamento de Justicia.

Cabe mencionar que hace dos semanas se reunieron varias agencias de ambos gobiernos para coordinar nuestros esfuerzos para combatir el lavado de dinero y las finanzas ilícitas.

Hay muchas reuniones, pero realmente lo importante es que tengamos resultados.  Y en eso estamos enfocados también, que haya operaciones y que no solamente haya palabras.  Porque esto no puede seguir así para ninguno de los países.

Estuve en Washington en diciembre pasado para pasar unos días ahí y estuve en una fiesta de Navidad.  Me presentaron a una pareja más o menos de mi edad, muy linda pareja.  Diez días después, la anfitriona de la fiesta me mando un email para decirme que se había muerto el hijo de 16 años a causa de sobredosis de drogas.

Es un problema importantísimo.  Yo sé que eso también pasa en México.  Yo leo los titulares de los diarios aquí en México sobre algunas de las cosas atroces que están pasando aquí y no podemos continuar.

Como sociedades, no podemos aceptar lo que está pasando. Por eso estamos aquí. No estamos aquí para hablar nada más, estamos aquí para dar resultados.

Por eso encuentro tan importante que estén todas las personas que realmente trabajan a nivel operacional, para poner en marcha lo que estamos platicando aquí.

Realmente es muy importante de nuestro lado que estén todos los directores de la CBP, de todas las regiones de la frontera.  En sus manos realmente existe la autoridad para aplicar nuestras leyes fronterizas en todas estas materias, sobre el tema de armas, qué se hace en la frontera misma en cuestión de armas, de dinero, de migrantes.

Bueno, todos estos temas están entrelazados. Por eso este diálogo es tan importante, pero otra vez, quisiera destacar que no puede ser solamente cuestión de diálogo.

Es algo deprimente francamente ver varios archivos históricos, que hace 10 años, que estuve viendo, había reuniones de alto nivel entre el Gobierno de Estados Unidos y México sobre este mismo tema de las armas. 

Y no sé qué habría pasado entonces, pero es algo urgente y para mí es una pasión ver cómo podemos cooperar, no solamente en reuniones y en visitas, pero en acciones concretas.

Por eso me parece que esta reunión es muy positiva porque aquí tenemos, de ambos lados de la frontera, me parece las personas que realmente tienen el poder y la autoridad para tomar esas acciones. 

Por cierto, dentro de un esquema estratégico de alto nivel de cooperación, pero es muy importante que todos ustedes aquí en todas partes de esta mesa, forman parte de este programa porque sin ustedes no vamos a tener éxito.   

No es algo que podamos decir desde la Cancillería, la Embajada, desde Washington, desde la Ciudad de México “esto lo vamos a hacer”, si ustedes quienes están en la frontera misma no están en el mismo programa, nunca vamos a tener éxito.

Por eso, ha sido muy importante que ayer estuvo aquí en México la directora de la ATF, tuvimos muy buena reunión aquí con mucho de este mismo equipo y aquí está la CBP, estas son las dos piezas claves, por lo menos en materia de armas.  La CBP en la frontera, la ATF en materia de inteligencia e investigaciones a través de todo el país.

La CBP es de suma importancia porque tiene el control de nuestro lado de la frontera. Así que todo lo que tiene que ver con la frontera, tiene que ver con la CBP. Por eso, una relación muy importante para mí es la relación con el director interino de la CBP Mark Morgan y ahora de Robert Pérez, su número dos ahí en esa agencia.

Porque esa agencia es absolutamente clave para ambos lados, en materia de seguridad y de migración también, y obviamente de comercio.  Todas mis prioridades realmente van a través de CBP.  Yo no puedo tener éxito como embajador sin cooperación de la CBP.

Por eso me es tan importante hoy, y no tuve oportunidad de saludar a todos los que vinieron de la CBP para esta reunión, pero estoy muy contento de que ustedes estén aquí en México y les agradezco mucho este viaje, tanto como les agradezco a ustedes del lado mexicano esta invitación y sus esfuerzos conjuntos.

Porque, es una cosa estar hablando con palabras de la importancia de la relación y está muy lindo, pero, al fin y al cabo, lo que estamos hablando impacta de manera muy directa la calidad de vida de nuestros ciudadanos y muchas veces es cuestión de vida o muerte, en todo, la drogas, las armas, esas son de las cosas más importantes que hay en la relación.

De todo corazón yo creo que eso no es algo que se pueda solucionar de un lado, no es un problema mexicano o u problema estadounidense solo, es un problema absolutamente compartido.

Creo que estos últimos meses, con los gobiernos que tenemos en Washington y en la Ciudad de México, mucha gente decía “esos gobiernos no se van a llevar nunca, son muy distintos los presidentes”.  Al contrario, ambos presidentes tienen un espíritu muy estrecho de cooperación y un ánimo de cooperar, y yo creo que hemos logrado cosas sin precedentes porque ambos presidentes no son ortodoxos y yo creo que están dispuestos a hacer las cosas de maneras distintas, que me parece de lo más importante.

Podemos ver ya hace 30 años se ha estado hablando de los mismos problemas y no hemos tenido éxito. Y siempre yo trato de preguntarme, ¿qué es lo que se propone ahora que es distinto de lo que se ha hecho hasta ahora? porque no hemos tenido los resultados que deberíamos.

Por eso, yo le agradezco realmente les agradezco mucho al Gobierno de México su espíritu de cooperación y de buena fe. Nosotros vinimos aquí con ese mismo espíritu y espero realmente que hoy se llegue a acuerdos muy importantes, que se fomenten relaciones de personas en ambos lados de la frontera porque en esto no podemos fallar.

No podemos aceptar este nivel de inseguridad en ambos países y, por eso, estamos aquí.

¡Muchísimas gracias!