Mesa: Relación México-Estados Unidos tras la entrada en vigor del T-MEC

Ignacio de la Vega (IV), decano de Egade Business School, moderador: Buenas tardes, al embajador primero saludarle y agradecerle enormemente que nos acompañe hoy en este webinar de la serie Future Forum de Egade Business School, y lo mismo a nuestro amigo, antiguo alumno y orgullo Tec, Jorge Torres, presidente de Fedex, quien también nos acompaña hoy.

Le voy a pasar la palabra al embajador Landau, agradeciéndole de nuevo su presencia para que nos de esa primera pincelada. Muchas gracias.

Christopher Landau, embajador de Estados Unidos en México: Muchísimas gracias, doctor. Le agradezco mucho su invitación a esta serie de webinars sobre este tema tan importante, las nuevas oportunidades para las relaciones México-Estados Unidos posterior al Covid.

Y es verdad que el Covid para todos nosotros va a marcar un punto de inflexión muy importante en la historia de nuestros países, la historia económica, obviamente en temas de salud. Yo creo que, como en cualquier momento de crisis, también la crisis crea oportunidades y es imprescindible que nosotros tratemos de ver el cómo transformar lo que es un problema en algo positivo a largo plazo.

Creo que si hay algo que nos va a ayudar, como lo acaba de destacar el doctor Ignacio, es la entrada en vigor del nuevo Tratado, porque creo que sí establece una plataforma muy importante para las relaciones económicas y comerciales entre los tres grandes países de Norteamérica y crea muchas posibilidades de prosperidad.

Pero como muy bien lo acaba de decir el doctor De la Vega, el Tratado no es una varita mágica que por su mera existencia va a cambiar todo; el Tratado abre las puertas a oportunidades, pero nos toca a todos nosotros aprovecharnos de estas oportunidades.

Por eso yo he estado diciendo que este es un momento dorado y un momento muy oportuno para los tres países de Norteamérica de tratar de relocalizar las inversiones hacia esta parte del mundo; ese fue el gran tema de la visita del presidente López Obrador a Washington hace algunas semanas. donde se reunió en la Casa Blanca con el presidente Trump.

Hubo mucha discusión de cómo vamos a poder atraer esas inversiones, porque les aseguro que otros países como Vietnam, la India, ya están tocando la puerta de las empresas que se encuentran ahora en China y les están pidiendo oportunidades.

Creo que no le conviene a nadie que perdamos esta oportunidad, así que para mí esa es mi máxima prioridad en estos días de tratar de colaborar con mis colegas y amigos del gobierno mexicano para aprovechar esta oportunidad, porque como yo siempre digo, a nosotros -Estados Unidos- nos conviene un vecino próspero por muchas razones, pero es algo absolutamente imprescindible.

Una reflexión, yo en las últimas semanas he estado hablando con empresarios y empresarias mexicanos, nos hemos enfocado mucho en el tema de los bienes. Si nos ponemos a pensar en qué cosiste la relación económica entre Estados Unidos y México, pensamos en por ejemplo el sector automotriz, es muy obvio, es un sector muy importante, el sector manufacturero en general, pero también me parece un reto importante el cómo podemos pensar también en el sector de servicios, que es muy importante.

Esta mañana justamente platiqué con una empresaria de Monterrey que está en ese sector de servicios, de apoyo a aplicaciones, todo ese tipo de cosas, y México tiene muchas ventajas estando en el mismo horario que Estados Unidos, muy cerca geográficamente.

Yo creo que esto va mucho más allá de lo que hemos pensado, ella me subrayó que las principales empresas estadounidenses son casi todas de tecnología: Google, Amazon, Apple, incluso estábamos platicando antes de comenzar este webinar que Zoom ahora tiene un “market capital” mayor que todas las aerolíneas de Estados Unidos, eso demuestra realmente que el futuro -y creo que la pandemia lo destaca- va a ser mucho más tecnológico.

Es importante, sobre todo para los mexicanos, pensar cómo van a desarrollar la economía mexicana para un mundo donde el gran valor económico viene de empresas digitales y cómo cabe México dentro de ese marco.

Nada más les digo que la pandemia resaltó algunas de las fuerzas de nuestra relación y también algunas de las debilidades. Las fuerzas para mí, fue impresionante el nivel de integración económica que ya tenemos en nuestros países, pudimos cooperar muy bien para mantener abierta la frontera terrestre para todos los propósitos de comercio, los propósitos económicos.

Yo creo que eso ayudó mucho a la situación económica de ambos países y eso nos salió muy bien, el control de la frontera, aunque estoy seguro que los habitantes de la zona fronteriza ya están hartos de las restricciones por los viajes personales y de ocio, pero la situación de salud sigue bastante delicada en ese región y estamos siguiendo los consejos de las autoridades sanitarias.

Les dejo con una reflexión, la pandemia nos resaltó que nos falta mucho por hacer, en cada país pusimos restricciones a nuestras propias empresas, a toda nuestra actividad económica diría, nos faltaba un mecanismo de coordinación para coordinar lo que se considera esencial allá y acá.

Y en ambos países se complica la cosa porque ambas somos repúblicas federales, así que tenemos gobiernos federales, gobiernos estatales y no es una cuestión no solamente de que un presidente pueda hablar con el otro y resolver todo el tema, es más complicado.

Pero realimente gracias a Dios yo creo que lo pudimos resolver bastante bien y asegurarnos que no hubo ninguna empresa -que yo sepa- en ambos lados de la frontera que tuviera que parar sus operaciones a causa de una falta de componentes provenientes del otro país.

Nos costó bastante y nos dimos cuenta de que era algo bastante improvisado, y para mí es una de las prioridades ahora para una época post-Covid crear un mecanismo para la próxima crisis que podamos ya de manera sistematizada tener conversaciones entre los gobiernos para arreglar esos problemas.

Concluyo nada más agradeciéndoles otra vez esta invitación, felicitándoles, yo lo digo mucho porque lo creo de todo corazón, cuando uno piensa en las relaciones de Estados Unidos y México uno piensa en primer lugar en embajadores y en presidentes, pero realmente yo estoy convencido de que la gran fuerza de esta gran nación es que tenemos un tejido social tan fuerte entre la sociedad civil en ambos lados de la frontera, entre gente como ustedes, estudiantes, profesores, académicos, de todo, que esos son losa lazos realmente permanentes y los más importantes. Un gran placer estar con ustedes esta tarde, gracias.

IV: Muchas gracias, embajador.

Tenemos 23 minutos, les voy a pedir mucha agilidad para poder contestar el mayor número de preguntas posibles. La primera se la voy a dirigir al embajador, la verdad es que estaba muy formulada en torno al Tratado, en torno a la pandemia, pero la verdad es que no nos podemos abstraer de esa escalada en un conflicto que nos tiene muy preocupados, porque evidentemente lo que sucede con Estados Unidos o China, cualquier parte relevante en nuestro entorno económico, pues tiene un impacto global.

La pregunta es, ¿qué sectores vemos relevantes para aprovechar estas oportunidades de inversión, de desestructuración, de acercamiento de las cadenas de suministro y cómo hacemos para atraer esa inversión tanto americana como mexicana como global que de forma a esos proyectos?

CL: Esas son las preguntas apropiadas para este momento; no sé si yo tenga las respuestas, francamente, son preguntas absolutamente relevantes, porque sí creo que la relación Estados Unidos y China yo la veo muy complicada, para mí eso no es solamente una cuestión de esta administración en Estados Unidos, yo creo que en todo el espectro político de Estados Unidos hay una creencia de que China se ha aprovechado de nosotros a través de los últimos 20, 30 años y que eso se acabó.

Por eso creo que es algo importante tener un plan para atraer a empresas y cadenas de suministro que están ahora en China hacia Norteamérica y que se vayan al país donde mejor caben; pero yo creo que sí es importante también pensar en los sectores en donde hay mayor eficiencia, donde México tiene ciertas ventajas competitivas.

Un sector que me parece obvio, sobre todo en este momento de la pandemia, es el sector de la salud, y de hecho en México ya hay una infraestructura industrial de productos de salud muy importantes, mucho del PVI, los guantes, todo para los hospitales, esas son cosas muy importantes y eso va a continuar.

Pero también vemos que muchas de las farmacéuticas a nivel mundial ahora están ubicadas en China y eso tampoco nos conviene a nadie en cuestión de seguridad nacional que otro país, sobre todo un país, en el cual tienes diferencias muy importantes controla el suministro de tus farmacéuticas, eso me parece muy importante.

Pero el reto ahora es exactamente lo que preguntabas, ¿cómo le hacemos? Tenemos que aprovecharnos de esa oportunidad dorada para atraer esas inversiones. Yo soy diplomático y abogado, no soy experto en eso, pero yo ahorita después de esta videoconferencia voy a estar hablando con la secretaria de Economía, Graciela Márquez, y cualquier sugerencia yo se la voy a pasar. Gracias.

IV: Magnífico. Le vamos a enviar, embajador, si nos lo permite, un decálogo que han elaborado los profesores de Egade Business School del Tecnológico de Monterrey, son diez líneas de trabajo para asegurar esa recuperación que ya era necesaria desde antes del Covid y que hoy se ha vuelto más urgente.

CL: Me parece muy valioso y es una frustración para mí, yo tengo un pasado muy académico y en ambos países yo creo que hay una falta de conexión entre el sector académico que tiene tiempo para pensar en solucionar problemas de una manera sistemática y los “policy makers” del gobierno.

Porque nosotros que estamos en posiciones de autoridad gubernamental no tenemos el lujo de podernos tomar unas semanas o meses para realmente enfocarnos en un tema muy discreto, por eso me parece muy importante que haya esa colaboración entre el mundo académico y el mundo de la política. Gracias.

IV: Embajador, si nos quieres añadir tu visión de algunos de estos retos.

CL: Justamente el tema laboral es uno de los cambios más importantes de este Tratado, porque el TLCAN no tenía nada que ver con temas laborales. México tomó una división soberana de que le convenía una reforma laboral, entonces hubo un cambio de ley doméstico en México, pero también se incorporó al Tratado.

Me parece que esto crea la posibilidad de una cancha laboral más equitativa y francamente más sana a largo plazo, porque no creo que realmente esté en el interés de México ser uno de los lugares del mundo con los salarios más bajos; uno tiene que aprovechar las oportunidades para el mejoramiento social y económico del país.

Creo que sobre todo a corto plazo pueden haber dificultades, es una reforma bastante dramática en cuanto a la democracia laboral y al sindicalismo, pero fue una de las partes más importantes del Tratado, este Tratado no hubiera sido aprobado por nuestro Congreso si no fuera por estos capítulos sobre los derechos laborales, porque hay una percepción en Estados Unidos de que muchas de nuestras fábricas y empresas se mudaron a México después del Nafta, porque aquí habían salarios muchos menores que en Estados Unidos.

Entonces, es importante que por lo menos haya mecanismos para la propia protección del sector laboral y creo que esto a largo plazo va a crear más prosperidad para la región y es absolutamente posible que a corto plazo veamos disrupciones, es natural cuando uno recibe nuevos derechos, siempre hay un desequilibrio al comienzo hasta que la gente comienza a acostumbrarse al nuevo sistema. Creo que es muy posible que veamos algunas dificultades en ese sector en los próximos meses. Gracias.

IV: Embajador, hay muchas preguntas de la audiencia sobre este tema geopolítico que está hoy muy en boga, ¿le vemos una solución en el corto plazo? Su opinión como experto en el terreno internacional, ¿hasta adónde vamos a llegar en la escalada geopolítica entre Estados Unidos y China?

CL: Yo diría que Estados Unidos tiene grandes lazos de amistad con el pueblo chino, hemos tenido ya relaciones entre pueblos durante siglos, obviamente el Partido Comunista de China que controla ese país es un sistema político muy distinto al nuestro, no comparten nuestros valores y eso dificulta mucho la relación obviamente.

Como hemos visto, la relación económica-comercial se ha vuelto bastante polémica en estos últimos tiempos, yo dudo que esa polémica vaya a cambiar, hemos visto en los últimos días que ambas naciones han cerrado consulados en el otro, yo creo que vamos a seguir colaborando pero sí creo que esta situación crea muchas oportunidades para países como México.

Alguien me dijo que la gran tragedia de México fue justamente que después de la entrada en vigor del TCAN en el ’94, eso fue más o menos la misma época en los años siguientes que China de repente comenzó a subir y que si no fuera por China mucha de la riqueza que se fue a China hubiera venido a México.

No sé si eso sea cierto o no, pero creo que eso fue algo interesante. Vamos a ver si ahora en estos próximos años ese proceso cambia, vamos a ver. Gracias.

IV: Muchas gracias. Es un orgullo contra con alguien tan próximo y tan conocedor que quiere tanto a México, embajador, muchísimas gracias.