Mensaje de la Embajadora Roberta Jacobson – Conferencia Nacional de Penitenciarias

Buenos días a todos.

Lamento mucho no poder estar con ustedes el día hoy, pero sé que están muy bien acompañados.

Licenciado Renato Sales y al Maestro José Alberto Rodríguez Calderón por ser los anfitriones de esta conferencia. Eventos como éste, que reúnen a los actores del sistema penitenciario con otros individuos que comparten los mismos intereses, son excelentes oportunidades para el intercambio de información y conversaciones productivas. A nombre del Gobierno de los Estados Unidos, estamos honrados de formar parte de estas conversaciones y tener la oportunidad de trabajar de manera conjunta con México en sus esfuerzos para mejorar su sistema penitenciario.

Yo sé que Mexico está logrando grandes avances en la reforma del sistema penitenciario. Una parte clave de nuestro apoyo, bajo la Iniciativa Mérida, es ayudar a los centros penitenciarios, tanto federales como estatales, a lograr su acreditación internacional. Los auditores, quienes visitan las instalaciones de las instituciones penitenciarias mexicanas para realizar las correspondientes auditorias de acreditación, frecuentemente comentan sobre la gran disposición y habilidades que tienen los directores penitenciarios en buscar soluciones innovadoras con el objeto de mejorar sus operaciones e infraestructura, no solo para lograr su acreditación, sino también con el objeto de mejorar la seguridad de sus instalaciones y ofrecer un trato más humano, digno y seguro a las personas que están privadas de su libertad.

Sabemos que se requiere de una cantidad considerable de recursos y de la voluntad política para lograr – y mantener – la acreditación internacional. Gracias a sus esfuerzos, desde el año dos mil nueve, cincuenta y ocho instituciones penitenciarias federales y estatales han logrado su acreditación internacional.

Un impacto notable de la acreditación internacional se ve reflejado en la disminución del índice de violencia dentro de las prisiones así como de una menor cantidad de fugas. Asimismo, hemos notado que en aquellos estados donde la mayoría de sus prisiones están acreditadas, hay una disminución de los delitos de secuestro y extorsión, los cuales a menudo se generan desde el interior de los penales,

Reconocemos que la acreditación internacional no es la panacea, sin embargo, es un gran paso para la creación de un sistema penitenciario el cual brinde un ambiente ordenado, seguro y humano, tanto para las personas privadas de su libertad como para el personal administrativo y operativo, a través de brindar oportunidades educativas y programas laborales que sirvan de base para la exitosa reinserción social de los presos una vez que hayan cumplido su sentencia.

Los felicitamos por todos sus logros y por su compromiso para mejorar el sistema penitenciario a través de la acreditación internacional. Sin embargo, sabemos que aún falta mucho trabajo por hacer. Por ello, es imprescindible que se mantengan los estándares necesarios para cumplir con la acreditación internacional. Más importante aún es ir más allá de estos estándares y lograr un mayor beneficio para México.

Entendemos que mejorar el sistema penitenciario en México es un asunto interno. No obstante, como vecinos tenemos una responsabilidad compartida para combatir la inseguridad que afecta a las familias y a las comunidades en ambos lados de nuestra frontera. Por eso, el Gobierno de los Estados Unidos está comprometido en fortalecer nuestra colaboración con el Gobierno de México en materia de seguridad.

Bajo el marco de la Iniciativa Mérida, la Embajada de los Estados Unidos está en conversaciones con el Gobierno Federal y otros actores interesados para establecer maneras innovadoras que multipliquen los beneficios de la acreditación y que contribuyan a un sistema penitenciario del cual todos podamos estar orgullosos. Uno de los mecanismos que estamos proponiendo nos permitirán – y cuando digo nos, me refiero a todos nosotros – a realizar un análisis de los diagnósticos de los centros penitenciarios en todo el país. Esto facilitará la identificación del tipo de ayuda y del lugar en donde tendrán mayor impacto. Además, estamos proponiendo una metodología de acreditación más sofisticada, la cual considerará las recomendaciones de todos los actores interesados y creará estándares avanzados específicos para México.

Yo sé que tienen muchos temas que tratar durante los próximos días. El sistema penitenciario de México enfrenta un sinnúmero de retos. Temas como el de la sobrepoblación y del autogobierno son exacerbados por la falta de una infraestructura nueva y adecuada, y por poblaciones penitenciarias conformadas por pandillas rivales.

Tengo fe de que México los superará. Yo sé que lograrán crear un ambiente penitenciario que sirva como punto de referencia en toda la región. Los Estados Unidos están comprometidos en trabajar mano a mano con México. Yo espero que ustedes se unan a nosotros en las nuevas iniciativas para el sistema penitenciario para que juntos logremos la meta compartida de una región de América del Norte segura, estable y prospera.

Muchas gracias.