Frontera: Hoja Informativa

Nuestra Frontera Común

 

Fomentar la competitividad en la frontera México-Estados Unidos es un objetivo clave del DEAN.  Nuestros gobiernos han acordado centrarse no solamente en la infraestructura y la facilitación del comercio y los viajes legítimos, sino también en incluir medidas sociales, económicas y ambientales para promover el desarrollo general de la región.  Hemos sostenido.  Sostenemos numerosas conversaciones bilaterales sobre el tema, como la Iniciativa Frontera del Siglo 21, que agrupa a muchos de quienes toman decisiones sobre temas fronterizos.  Estos procesos forman parte del DEAN.

Menos Tiempo de Espera, Facilitando Flujo de Personas y Bienes

 

El DEAN ha marcado metas ambiciosas para hacer más eficiente nuestra frontera compartida y, por lo tanto, facilitar el flujo de bienes y personas entre nuestros países.  Identificamos proyectos prioritarios de infraestructura y hemos tomado acciones importantes para remover cuellos de botella.  Por ejemplo, al abrir carriles adicionales en el puerto de San Ysidro (entre Tijuana y San Diego), el cruce terrestre más transitado del mundo, redujo el tiempo de espera de tres horas a 30 minutos.  En Nogales, Arizona, duplicamos la capacidad de inspección en el principal punto de entrada para productos perecederos mexicanos a los Estados Unidos.  Estamos facilitando el movimiento de bienes y expandiendo la seguridad en las cadenas de suministro a través de un reconocimiento mutuo de nuestros programas de “Comerciante confiable” (“C-TPAT” en los Estados Unidos y “NEEC” en México).  Hemos aumentado la cooperación para manejar con más eficiencia nuestros sistemas de telecomunicaciones en la frontera, apoyando la meta compartida de acelerar servicios móviles de banda ancha.  También hemos completado cinco de seis planes maestros fronterizos, que son planes bilaterales que guían el desarrollo de áreas claves a lo largo de nuestra frontera.

Nuestras Metas

En el DEAN, nos hemos comprometido a continuar los esfuerzos para modernizar nuestra frontera compartida.  Por ejemplo, nos hemos comprometido a coordinar y acelerar la ejecución de proyectos de puerto de entrada ya  la identificación de mecanismos binacionales para coordinar mejor la planeación y tiempos de construcción de los proyectos, cuando sea posible.

Nuestros gobiernos se han comprometido a hacer un uso eficaz del Banco de Desarrollo de América del Norte (NADBank, por sus siglas en inglés) mediante la promoción de proyectos de energía renovable, la conexión de redes de electricidad y el tratamiento del agua en la región fronteriza, así como evaluar las necesidades de capital de largo plazo del NADBank.

Con el DEAN, prosperamos juntos.