Firma del convenio entre la CONCAMIN    y la American Society

Palabras del embajador Christopher Landau  - Firma del convenio entre la CONCAMIN   y la American Society

 

Muchísimas gracias por la invitación.   Es un enorme placer para mí estar aquí con ustedes esta tarde y les envío a todos un muy fuerte abrazo virtual.

Aprovecho para felicitar al presidente de la CONCAMIN, Francisco Cervantes, quien celebró su cumpleaños hace unos días.  ¡Muchas felicidades Francisco!  Y también Saludo con gusto a mi amigo Larry Rubin.

Es un placer para mí estar el día de hoy con ustedes porque, tanto la CONCAMIN como la American Society, son  dos grandes organizaciones que han contribuido a la prosperidad económica de México y a ampliar los vínculos entre nuestros países, no solo desde la parte empresarial o comercial, sino también a través de los lazos humanos, la empatía y el mutuo entendimiento.

Creo de todo corazón que la iniciativa privada es el motor del crecimiento económico en cualquier país y contribuye a generar bienestar, empleos y mayores oportunidades.  Sin las empresas, ya sean pequeñas, medianas o grandes, no habría crecimiento ni desarrollo.

El Coronavirus ha sido un punto de inflexión y el reto más grande que hemos enfrentado hasta ahora. Sé que han sido tiempos muy desafiantes para todos, especialmente para las empresas, por lo que quiero reconocer su compromiso para cuidar los empleos en México y en Estados Unidos, así como a nuestras economías.

La firma de este convenio entre la CONCAMIN y la American Society, busca construir sinergias que nos permitan proteger las cadenas de valor y suministro que hemos construido en las últimas tres décadas y ver hacia el futuro con mayor optimismo.

Permitirá que las compañías de ambas organizaciones puedan aprovechar de una mejor manera el T-MEC, un acuerdo que favorecerá a las pequeñas y medianas empresas, que modernizará nuestra integración, nos interconectará aún más y nos reafirmará como la región más competitiva del planeta.

El T-MEC nos brinda una plataforma para que nuestras naciones construyan sobre ella.  Con convenios como éste, el sector privado actúa de manera proactiva para también edificar sobre esas bases y aprovechar su enorme potencial y las oportunidades que nos ofrece.

Del mismo modo, al promover el desarrollo y el fortalecimiento de nuestras cadenas de suministro, el sector privado realiza un esfuerzo coordinado para fortalecer a nuestras economías y hacerlas más competitivas.

Tenemos en este momento una oportunidad dorada para atraer nuevas inversiones a Norteamérica y que aquellas que se han ido a otras regiones, regresen a casa.  Por ello, es muy importante que nuestras empresas estén interconectadas y que las cadenas de suministro regionales se fortalezcan para ser más atractivas.

Con este tipo de iniciativas, ustedes, en el sector privado, se reafirman como los embajadores entre nuestros pueblos porque yo podré tener el cargo, pero estoy convencido de que ustedes crean el tejido social que une a nuestras sociedades.

El comercio ha sido un factor clave para que nuestros países pasaran de ser dos vecinos distantes y se convirtieran en socios y amigos, para ahora tener una relación tan sólida y resiliente.

Como siempre lo he dicho, es del interés nacional de Estados Unidos tener un vecino próspero y seguro porque nuestra propia prosperidad y seguridad dependen en gran parte de lo que pasa aquí en México.

Nuestros países tienen una historia compartida y, por ende, también un futuro común.  En la medida en la que trabajemos juntos, seremos más fuertes y llegaremos más lejos.

Es un honor para mí estar con ustedes para la firma de este convenio porque respeto la labor del sector privado ya que entiendo bien la conexión que existe entre la inversión, el crecimiento económico y el bienestar social.

Los felicito por esta iniciativa y les deseo mucho éxito.  Recuerden que en la Embajada de Estados Unidos en México tienen a un aliado y a un amigo.

¡Muchísimas gracias!