Once estados de la República ahora ofrecen mecanismos de justicia alternativa

Ciudad de México a 8 de noviembre de 2016 – Representantes de los sectores salud, seguridad pública, procuración de justicia y del poder judicial provenientes de once entidades federativas de la República Mexicana asistieron al lanzamiento del quinto taller nacional de Justicia Terapéutica para Adictos a Sustancias Psicotrópicas, organizada por la Comisión Interamericana para el Control y Abuso de Drogas de la Organización de Estados Americanos junto con la Secretaría de Gobernación y el Consejo Nacional contra las Adicciones. El nuevo sistema de justicia oral acusatorio de México permite el uso de mecanismos alternativos de justicia como los tribunales de tratamiento de drogas como alternativas a la prisión cuando el acusado tiene una adicción comprobable a sustancias. Mediante la Iniciativa Mérida, los Estados Unidos han apoyado el establecimiento de 25 tribunales de tratamiento de adicciones en once estados desde el 2008: Baja California, Chiapas, Chihuahua, Colima, Durango, Estado de México, Jalisco, Morelos, Nuevo León, Puebla y Sonora.

Los mecanismos de justicia terapéutica abordan los asuntos de salud que conllevan a la actividad criminal y que no pueden ser resueltos en un ambiente penitenciario. La Embajadora de los Estados Unidos Roberta Jacobson reiteró este punto durante la inauguración del taller. Sostuvo: “las cortes de tratamiento de adicciones son una oportunidad para atacar de raíz el problema de los crímenes relacionados con las drogas”. Se ha comprobado que el modelo es eficaz. Estudios recientes en los Estados Unidos concluyen que los tribunales de tratamiento de adicciones son 45 por ciento más eficientes que otros programas de justicia alternativa en la reducción de crímenes y en la reincidencia. 

El apoyo del gobierno de Estados Unidos a los tribunales para el tratamiento de adicciones en México se enfoca en apoyar los esfuerzos de CONADIC y de los gobiernos estatales para preparar a las agencias cuya participación es necesaria para lograr el buen funcionamiento de dichas cortes. En México, estos tribunales abordan los retos locales y ayudan a los participantes a superar la adicción y volver a desempeñar un papel productivo en sus comunidades. Mediante la Iniciativa Mérida, el gobierno de los Estados Unidos facilita la capacitación y el intercambio de información mediante viajes de estudio y participación en conferencias internacionales, y ofrece equipo y herramientas esenciales para apoyar la implementación de las cortes de tratamiento de drogas.

La Iniciativa Mérida es un acuerdo bilateral de cooperación en seguridad entre México y los Estados Unidos. Tras ocho años de implementación, la Iniciativa Mérida ha conllevado a mayor cooperación entre ambos países. Ha ofrecido apoyo tangible a las instituciones judiciales y de procuración de justicia, ha ayudado a contraatacar el comercio ilegal de drogas, y ha fortalecido la seguridad fronteriza. A la fecha, la Iniciativa Mérida ha entregado mil 500 millones de dólares en equipo, capacitación y desarrollo de capacidades al gobierno de México.