Discurso de Apertura para el Congreso de Centros de Integración Juvenil CIJ

Subsecretario Adjunto de los Estados Unidos para el Buró de Antinarcóticos y Procuración de Justicia, James Walsh

 

¡Muy buenos días a todos! Good Morning Everyone!

Es un honor estar aquí en México con personas tan especializadas de que se enfocan en la prevención y tratamiento de uso de sustancias y trastornos duales.

Quiero también agradecer especialmente a nuestros anfitriones: CIJ Centros de Integración Juveniles. Quiero además hacer una distinción especial a nuestros invitados del Gobierno de México, como son:

  • El Dr. José Narro Robles, Secretario de Salud
  • El Gobernador del Estado de Quintana Roo, el Lic. Carlos Joaquín Gonzále
  • El procurador general Alberto Elias Beltran

Por último, si bien no menos importante, quiero hacer un reconocimiento a nuestros socios internacionales como son:

  • La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito
  • La Organización Mundial de la Salud
  • La Unión Africana
  • La Organización de Estados Americanos, CICAD
  • Y el Plan Colombo

Viniendo de los Estados Unidos, en donde estamos padeciendo una epidemia catastrófica por el uso de drogas, los temas cubiertos aquí en Cancún, no podrían ser más relevantes.

La crisis de adicción a las drogas que está afectando gravemente a mi país, así como afecta a sus países, es un problema internacional que requiere de una solución internacional; y el trabajo que estaremos realizando aquí, compartiendo las mejores prácticas y descubrimientos de investigación, así como la capacitación a practicantes de clase mundial, representa un componente clave de esa solución global.

Nosotros en el Departamento de Estado de los Estados Unidos, estamos orgullosos de apoyar el desarrollo de entrenamiento especializado para prevenir y tratar los trastornos derivados del uso de sustancias.

Los programas exitosos requieren iniciativa, habilidad, perseverancia y ejecución eficiente. Nuestra colaboración a través de los acuerdos bilaterales Iniciativa Mérida con la OEA / CICAD para desarrollar la Norma Mexicana estándares de consejeros en adicciones, es un ejemplo perfecto de cómo se demuestra un excelente trabajo en equipo, el cual ha resultado en más de 800 consejeros en adicciones certificados en 15 Estados que garantizan mejores resultados para el tratamiento.

 

Los Estados Unidos felicitan a México por su exhaustivo enfoque al tratamiento de drogas a través del Modelo de Justicia Terapéutica.

La Justicia Terapéutica combina mecanismos legales efectivos, utilizando una red de tratamientos clínicos basados en evidencias para abordar no solo el uso de drogas sino cualquier otro problema de morbilidad asociada, con esfuerzos de reintegración social para proporcionar un mecanismo alternativo a la encarcelación.

Bajo el Nuevo Sistema Acusatorio de Justicia Penal, la Iniciativa Mérida se asocia con la OEA / CICAD y el Gobierno de México para expandir la Justicia Terapéutica a los 32 estados. Este esfuerzo requiere colaboración entre la judicatura mexicana, los fiscales, la policía, las redes de salud y tratamiento; los servicios sociales y la sociedad civil, para desarrollar estándares, procedimientos generales, y normas para garantizar una justicia, tratamiento y recuperación apropiados y efectivos. Espero que se unan a los paneles sobre estos nuevos y emocionantes programas para escuchar lo que el Gobierno de México, la sociedad civil, el CICAD y la Iniciativa Mérida tienen que decir.

Así como estamos colaborando con México en la Norma Mexicana y en los Modelos de Justicia Terapéutica; esperamos con interés el construir redes y trabajar con cada uno de los países aquí reunidos con el objetivo de crear y difundir en todo el mundo más planes de tratamiento integral, así como programas de prevención y recuperación.

Con ese fin, hemos desarrollado programas de capacitación para profesionales en prevención y profesionales en el tratamiento de uso de sustancias. En el último año, más de 60 países en Asia, África y América han utilizado el plan de tratamiento universal para tratar el abuso de sustancias en sus países.

También hemos apoyado el desarrollo de cursos para formar profesionales que trabajen con poblaciones que tienen consideraciones clínicas especiales. Debido a las condiciones únicas experimentadas por estas personas, se necesita atención especializada para abordar la adicción a las drogas en sus comunidades.

Gracias a las asociaciones que tenemos con muchos de ustedes aquí, hemos desarrollado exitosamente cursos para atender las diversas necesidades clínicas de cada uno de estos grupos, y esperamos ampliar nuestros esfuerzos para hacer llegar el beneficio a otras poblaciones vulnerables.

Al mismo tiempo que avanzamos hacia el tratamiento y la prevención de trastornos por consumo de sustancias, hay nuevos desafíos en el horizonte. Cada vez con mayor frecuencia escuchamos informes de problemas de salud inusuales en personas que usan drogas ilegales: Problemas derivados del uso de productos químicos peligrosos para aumentar la potencia. Un mayor conocimiento de las sustancias que los consumidores de drogas utilizan, ayudarán a los expertos como ustedes en sus esfuerzos para tratar a las personas que tienen trastornos por el uso de sustancias. Para ese fin, estamos apoyando el desarrollo de tecnología de vanguardia para detectar adulterantes tóxicos y otros agentes de corte.

Además, estamos buscando la colaboración de los directores de laboratorios forenses para el desarrollo e implementación de nuevos sistemas de intercambio de datos y de alerta temprana. El objetivo es que estos sistemas permitan un intercambio transfronterizo eficiente y aporten información crucial sobre adulterantes tóxicos, agentes de corte y nuevas sustancias psicoactivas. Estamos emocionados de ver el resultado del primer encuentro multilateral de directores de toxicología de laboratorios de todo el mundo que tendrán lugar aquí en Cancún esta semana.

No podemos enfatizar demasiado la importancia de la investigación, monitoreo y evaluación de nuestros esfuerzos. Estamos orgullosos de informar que todos los cursos de capacitación de esta semana se basan en la ciencia más avanzada, identificada y revisada por los principales expertos en el campo de uso de sustancias.

Los efectos del consumo de drogas son multifacéticos y amplios.   El tráfico de sustancias psicoactivas afecta negativamente la seguridad pública, alimenta al crimen organizado transnacional, a la corrupción, al deterioro de la comunidad y a insurgencias; el consumo de sustancias psicoactivas supone una pesada carga para el sistema de salud pública y los presupuestos nacionales, reduce la productividad laboral y el desarrollo económico, y dificulta la capacidad de la nación para gobernar efectivamente a su gente. El cambio requerido para tener un impacto notable en la adicción a las drogas requerirá de una gran cantidad de trabajo, sin embargo, es un trabajo que vale la pena hacer.

Estoy encantado de ver tantos de los más talentosos expertos dedicados al campo de la reducción de la demanda de drogas reunidos en esta sala. Muchos de ustedes han dedicado sus vidas a este llamado: A ayudar a aquellos que han caído como víctimas de esta terrible aflicción.

En nombre del Departamento de Estado y el Gobierno de los Estados Unidos en su conjunto, quiero que sepan lo orgullosos que nos sentimos por estar asociados con ustedes en esta causa, y por apoyarlos en el trabajo que realizan.

Gracias por su tiempo, energía y pasión.