Decimo Primer Informe Semanal COVID industrial

Christopher Landau, embajador de Estados Unidos en México: Bueno, muchísimas gracias a todos, realmente es un honor para mí estar aquí con ustedes esta mañana en Concamin, una gran organización que tanto ha contribuido a través de los años a la prosperidad económica en México.

Yo ya he tenido el gran placer de conocer a muchos de ustedes y espero que después de esta contingencia podamos seguir estos encuentros presenciales, pero ahora todos estamos acostumbrándonos a estas reuniones Lum. No sé si ustedes me pueden ver, me parece que mi cámara no está funcionado, pero por lo menos me pueden escuchar y les aseguro que soy yo (risas), en Twitter todo el mundo dice, ah no embajador usted no escribe eso, tiene que haber otro ahí escondido, pero estoy hablando yo mismo.

Así que, déjeme comenzar por un punto muy básico para mí, que yo creo de todo corazón que la iniciativa privada es el motor del crecimiento económico en cualquier país y por ende, de la prosperidad de cualquier país, los empleos que ustedes creen entre todas esas las empresas industriales, las grandes, las medianas, las pequeñas, realmente sin ellas no habría posibilidad de crecimiento, ni de prosperidad, así que es importante, yo creo reconocer eso.

Y sobre todo yo sé que han pasado por momentos muy, muy difíciles, estos últimos meses que en muchos casos se les han bajado mucho los ingresos, pero al mismo tiempo continúan pagando a sus empleados y les felicito por los empleos que han logrado salvar estos últimos meses y espero que en el futuro, cuando ya comenzamos a volver a niveles de actividad económica normal se puedan incrementar las tasas de empleo, incluso, aumentarlas más allá donde estuvieron cuando comenzó la crisis.

Pero es una crisis muy aguda, no se puede negar la realidad, nos tomó a todos por sorpresa, en Estados Unidos, como ustedes sabrán, teníamos la mejor economía que hemos tenido en muchas, muchas décadas con los menores niveles de desempleo y realmente básicamente de un día para otro nos fuimos de esta situación de prosperidad económica a una crisis económica muy aguda y, bueno, ha pasado por todo el mundo y México no está inmune.

Así que para mí es especialmente importante en estos días de la contingencia realmente para mi poder platicar con ustedes y por lo menos decirles ánimo, que nuestros antepasados han superado retos mayores que este, pero este va quedar como uno de los mayores retos cuando, yo creo cuando se esté escribiendo la historia de este año, va quedar como año bastante excepcional por muchas razones.

Les quiero hablar un poco de cómo han ido las relaciones sobre todo en temas económico entre Estados Unidos y México desde el comienzo de la pandemia, yo recibí, comencé a recibir llamadas muy urgentes de empresarios estadounidenses a comienzos de abril, si ustedes recordarán, el gobierno mexicano impuso restricciones en la actividad económica por un decreto el 31 de marzo y realmente los eventos de estos últimos meses han destacado la integración económica entre nuestros países.

Hemos hablado mucho del tema, pero para mí se me hizo muy real en estos últimos meses, que empresarios desesperados me llamaron y me decían embajador nosotros sí tenemos… somos industria esencial aquí en Estados Unidos, no en México, pero si no nos llegan componentes de nuestros socios o de nuestras sucursales en México vamos a tener que cerrar las actividades aquí en Estados Unidos.

Gracias a Dios, que yo sepa, pudimos resolver todas esas situaciones para que ninguna empresa en Estados Unidos que tenía el derecho de estar abierta, tuvo que cerrar por falta de componentes mexicanos, pero francamente me di cuenta que fue una situación bastante improvisada donde yo recibía esas llamadas o correos electrónicos.

Yo llamaba a mis homólogos mexicanos en los varias secretarías, sobre todo la Secretaría de Economía para tratar de encontrar una solución para salvar esas cadenas de suministro que se han creado a través de los últimos 30 años y también trabajamos mucho con los gobernadores, obviamente están muy al pendiente de lo que pasa en sus estados y entre todos nuestros esfuerzos yo creo que más o menos logramos salir hasta ahora con estas cadenas de suministro intactas.

Pero me parece que realmente no es una victoria en este momento solamente poder anunciar que no se rompieron esas cadenas entre México y Estados Unidos, al contrario, me parece que este es un momento para tratar de atraer a nuevas inversiones, a toda Norteamericana, a Estados Unidos, Canadá, a México, que como bien lo dijeron hacer algunos minutos en esta llamada las cadenas de valor se veían muy vulnerables allá, especialmente en China y en Asia.

Así que mi mensaje en estos últimos meses, bueno, desde mi llegada a México hace casi un año, ha sido que es este momento dorado para México atraer inversión extranjera y espero que no lo desperdicien francamente, porque para mí sería una tragedia histórica de perder esa oportunidad y esa ventana no va a estar abierta mucho tiempo más.

Yo creo que hoy, mientras estamos hablando nosotros, empresarios a través de todo el mundo están revaluando sus cadenas de suministro y pensando, bueno, si salimos de China a dónde vamos, México debería de ser un destino natural, dado sobre todo el nuevo T-MEC, que entra en vigor ya dentro de menos una semana.

Pero que yo sepa, no hemos visto una gran ola de nueva inversión en México, al contrario, ha sido más o menos un gran esfuerzo preservar las inversiones ya existentes y, bueno, ojalá podamos cooperar, porque me parece todos de la región norteamericana debemos de trabajar juntos para fortalecer nuestro bloque económico.

Y como yo siempre lo he dicho, es el interés nacional de Estado Unidos tener un vecino en México próspero y seguro y nuestra propia prosperidad y seguridad depende en gran parte de la prosperidad y seguridad de México.

Así que para mí es una parte esencial de mi trabajo como embajador es tratar de arreglar esos problemas cuando se presentan y francamente tratar de fomentar la inversión de mis connacionales, pero tampoco les puedo mentir y tampoco les puedo decir que, bueno, es un momento oportuno para invertir en México si se ven cosas muy desalentadoras para la inversión extranjera.

Y en varios sectores obviamente hemos visto casas preocupante y como yo siempre lo digo, México es un país soberano, como lo somos nosotros y cualquier país tiene el derecho de establecer o cambiar sus políticas económicas o sociales domésticas, pero también a la vez hay que reconocer que esos cambios puedan tener efectos muy negativos en cuanto a la inversión doméstica y extranjera y, bueno, el Gobierno de México ha dicho, por ejemplo, que en varios casos no estaban de acuerdo con algunas de las políticas de gobiernos anteriores, pero que se iba a respetar las promesas que ya se habían hecho en el pasado, las reglas del juego que se habían establecido, a lo mejor no las iban a expandir o profundizar, pero que los iba a respetar y para mi algunas de las acciones de estos últimos meses, sobre todo en el sector energético, han creado incertidumbre sobre esa promesa del Gobierno de respetar lo que hizo en el pasado y de no cambiar las reglas del juego y esperamos que todos podamos llegar a acuerdos y entendimientos en buena fe y de buena voluntad para tratar de resolver esto.

Me parece como amigo de México no quiero ver un enfrentamiento entre el Gobierno aquí, el Gobierno Federal y el sector privado, porque realmente me parece que la prosperidad de un país depende de una buena relación entre esos sectores y ojalá podamos todos entender las perspectivas de los otros, yo no creo que ninguno de nosotros estamos a estas cuestiones como enemigos, yo creo que todos tenemos intereses en común y hay muchas soluciones ganar-ganar y si hay agencias del Gobierno que quieran plantear una… que tienen problemas específicos que ellos quieren solucionar, ojalá eso se pueda resolver con el diálogo entre personas interesadas y no hacer anuncios de sorpresas sin trate de llegar a un consenso y, como dije hay soluciones ganar-ganar.

Para mí es muy importante tratar, bajar un poco la temperatura, los enojos y realmente ver de manera muy práctica qué podemos hacer y escucharnos los unos a los otros para ver cómo podemos ir avanzando.

Entonces, eso es lo que yo quería decir más bien de los temas económicos, creo que un éxito y vale la pena destacarlo, ha sido como manejamos de manera conjunta la frontera compartida de nuestros países, de casi tres mil kilómetros, donde logramos mantenerla abierta al comercio y a las actividades económicas, lo que nosotros llamamos actividades esenciales.

Mientras que impusimos restricciones para visitas de ocio o que no sean de carácter económico, porque tan importante realmente ahora es la integración económica que esta crisis realmente ha resaltado.

Creo que… bueno, deberíamos de cierto modo realmente estar celebrando porque muchos de ustedes, yo sé trabajaron muy duro aquí y en Estados Unidos para lograr la ratificación del T-MEC y sin ese esfuerzo muy importante en ambos lados de la frontera, realmente había la posibilidad muy verdadera de perder el Tratado de Libre Comercio que hemos tenido ya casi 30 años y la cual… y yo creo que ha contribuido a la prosperidad en ambos países.

Sí que tuvo defectos, sí que se tuvo que modernizar pero me alienta mucho que en ambos de nuestros países y también en Canadá, en los tres países, cuando el tratado fue sometido al Poder Legislativo las mayorías fueron abrumadoras en los tres países, que me parece que ya no es algo muy controversial y me parece que esto es algo muy fundamental que nos marca un rumbo conjunto en materias de integración económica y por eso… la posibilidad de un enciento entre nuestros mandatarios ahora en estos próximos días me parece algo muy natural para marcar este evento realmente histórico.

Imagínense, llegaron a las presidencias de ambos países, bueno, de Estados Unidos y de México por lo menos, dos de los países de Norteamérica, mandatarios muy escépticos y sospechosos del tratado de libre comercio, pero aun así ambos, el presidente Trump y el presidente López Obrador se convirtieron en hincas del nuevo tratado y eso me parece muy, muy importante políticamente.

Yo creo que esto ahora demuestra que este nuevo tratado que entra en vigor la semana que viene va a representar un momento muy, muy importante de la historia económica de nuestro continente.

Así que, bueno, eso era algunas de mis palabras, de lo que yo estoy pensando y creo que ahora me daría mucho gusto platicar con ustedes y tratar de contestar lo mejor que pueda cualquiera pregunta que tengan, muchas gracias.

Alejandro Malagón: Uno de los principales retos que tenemos en los países es llegar a tener la mejor relación política bilateral y económica.

CL: Yo creo que la pregunta fue realmente sobre los temas más retadores y las prioridades en la relación y sí, absolutamente es cierto, que yo creo que la relación entre Estados Unidos es la relación más compleja del mundo y la que realmente tiene un mayor impacto directo en las vidas de nuestros pueblos en ambos de la frontera.

Pero también, cómo cualquier persona, como ustedes lo sabrán muy bien, ustedes son empresarios, líderes en sus empresas, cuando hay una cantidad de retos lo más importante es priorizar y organizar, lo más… realmente lo importante para no perderse en los detalles y lo que yo he dicho desde mi llegada a México el año pasado, que veíamos tres principales prioridades, y hay semanas cuando una realmente ocupa la mayoría de mi tiempo, otras y de repente cambia a otro tema, pero esos tres son los más importantes o han sido los más importantes para mí.

El primero es el tema de la migración, porque mientras estamos en una crisis como la vimos el año pasado, con flujos migratorios descontrolados que pasan por México a mi país, es realmente muy, muy difícil pensar sobre otros temas, porque esa crisis si se pone muy aguda y nosotros no teníamos en ese momento, cuando yo llegue el año pasado, estábamos todavía en la crisis, pero llegó a subir en mayo del año pasado, justamente hace un año donde en un mes tuvimos encuentros con más de 140 mil personas indocumentadas en nuestra frontera sur y eso no puede ser en un mes, es más de un millón de personas por año y realmente el problema ahí es que como no podíamos procesar toda esa gente realmente, incluso, teníamos que dejarles libres, porque no teníamos los recursos para procesarles y después eso incentiva aún más migración, porque la gente llama a sus amigos en otras partes del mundo y dicen, ha, mira, si venimos todos nos tienen que dejar libres porque no tienen cómo para procesarnos.

Así que estuvimos en una crisis muy aguda y eso realmente desde nuestra perspectiva es imposible concentrarnos en otros temas de la agenda si ese tema no esté bajo control.

Gracias a Dios logramos de manera conjunta trabajar en ambos lados de la frontera, aplicar nuestra leyes migratorias, porque esto realmente, el fenómeno del año pasado que vimos fue un fenómeno donde la mayoría de esos migrantes no eran mexicanos, era personas de terceros países, la gran mayoría de los tres países del norte Centroamérica, pero incluso de todo el mundo, del Congo, de Bangladesh, de Kazajistán y me parece muy preocupante ahora que México se pueda volver un imán para todo el mundo, no para venir a México, pero pasar a Estados Unidos. Me parece que ese siempre es un tema de gran prioridad.

Francamente me están preocupando mucho los números que hemos visto en estas últimas semanas de junio, ya hay más mexicanos en estos momentos tratando de pasar de manera ilegal a Estados Unidos más que hemos visto en los últimos diez años.

En los últimos diez años, en muchos años veíamos un flujo de vuelta a México de mexicanos, pero ahora con la crisis económica es muy posible que el tema migratorio vuelva a ser una preocupación muy grave, esa fue la primera prioridad.

La segunda es el tema de segura que es muy problemático en ambos países, nosotros lo vemos más bien desde una perspectiva del narcotráfico y yo entiendo muy bien que nosotros tenemos responsabilidad por este problema, no es una cuestión de echarle la culpa el uno al otro, hay mucha culpa en todas partes, pero hay mucha responsabilidad en todas partes y yo creo que es importante cooperar, es imprescindible cooperar porque los narcotraficantes son muy poderosos en ambos países, así que esa es una enorme prioridad y que en México se complica mucho, porque no es solamente cuestión de narcotráfico, es una cuestión más que generalizada de la violencia, de la impunidad, de la corrupción, de la inseguridad en general.

Que el narcotráfico, el poder de los cárteles es parte del problema, pero no es todo el problema y yo realmente he puesto una gran prioridad en tratar de debilitar las armas que vienen de nuestro país, obviamente con la pandemia los delincuentes continúan y hemos continuado la cooperación, pero se ha vuelto poco más complicado aún con la pandemia, pero esto yo creo que ya, ya estoy en conversaciones para realmente reanudar con nuevo vigor nuestras actividades en este tema.

Y el tercer es el tema económico y que realmente, como dije antes, la pandemia ha resaltado la integración económica entre nuestros países y yo creo que tenemos que ahora crear instituciones y sistemas políticos que, por ejemplo, el comercio ha crecido mucho más que los lazos apolíticos, entonces, no teníamos, por ejemplo, ningún sistema institucionalizado para tratar de alinear nuestras industrias esenciales, o cuando aquí en México cerraron mucho de la economía que tenían una definición de actividades esenciales mucho más estrecha que la nuestra, entonces, se volvió muy complicada la cosa.

Yo creo que ojalá una lección de la pandemia ahora es que tenemos que crear instituciones para cualquier crisis como esta del futuro para que reconocer realmente la realidad de esa mediación y la necesidad de proteger las cadenas de valor.

Pero obviamente esos son los temas principales, pero hay un millón de temas adicionales que son también muy importantes, hay los temas de las aguas en nuestras fronteras, hay temas de intercambios culturales, educativos, realmente para mi es una de cosas que me atrajo a este trabajo porque es algo tan interesante y yo creo que francamente, lo bueno es que esas relaciones no son simplemente a nivel de un gobierno federal a otro gobierno federal, hay muchísimas conexiones de todo tipo, del sector empresarial, de los estudiantes, de las familias que están en ambos lados de la frontera.

Yo creo que ahora en comparación con las naciones de hace 50 ó 60 años, ahora tenemos en vez de tener el embajador en ambas naciones, ahora hay muchísimos embajadores, a todo nivel y eso me parece muy, muy saludable para la relación.

1…………………………………………………….

Después creo que me preguntaste las lecciones más importantes y creo que ya respondí en parte a esta pregunta que la lección más importante para mí ha sido de institucionalizar la cooperación, sobre todo, en cuanto a las cadenas de suministro y crear instituciones para que sí a una empresa se le paran sus proveedores en otro país, que tengan alguien a quien llamar, eso fue lo peor, ellos me llamaban desesperados porque no sabían a quién más podían llamar y creo que tiene que haber un mecanismo para recibir ese tipo de llamadas y tratar de resolver estos problemas.

En cada país… yo no estoy culpando a México, porque también lo hicimos en nuestro país, hicimos las decisiones de las industrias esenciales sin consultar a nuestros socios y eso me parece natural, es una situación de emergencia.

Pero también sí eso pasa hay que haber mecanismos para por lo menos reclamar y tratar de resolver los muchos problemas muy prácticos que surgen después de un decreto que para gran parte de la actividad económica, así que para mí eso es muy importante.

Moderador: Tal vez, sí pudiéramos cerrar el tema de la visión, lo que comentaba yo que tenemos información que han disminuido los flujos de inversión a México.

CL: Es preocupante para mí, el gobierno de México, como dije, tiene el derecho soberano de decidir sus políticas económicas, pero sí realmente quieren atraer inversión no se pueden cambiar las reglas del juego, y el gobierno mexicano mismo, ha reconocido este punto, espero que algunas cosas que hemos visto en los últimos meses se puedan resolver, el capital va ir a donde es bienvenido y me parece que en México, es para los mexicanos decidir qué tan importante es atraer el capital y la inversión, pero el dinero tiene que venir de alguna parte, no se puede decir a la vez, queremos atraer inversión y capital de otras partes del mundo y también decir, bueno, vamos a cambiar las reglas. Entonces, uno impacta al otro, no puede tener las dos políticas a la vez, un país tiene una política de atraer inversión o un país tiene una política de espantar inversión. Pero sí uno toma medidas que espantan la inversión, obviamente no se puede esperar y uno no puede quedar sorprendido, sí no atraen la inversión. Eso me parece lógico y para mí no es ninguna sorpresa ver que cuando se cambian de políticas, cuando se cambian las reglas del juego, pierde inversión. Entonces, sí un país quiere tomar una decisión de seguir un rumbo, donde se van a perder inversiones, es el derecho soberano del país, pero ojalá no llegamos ahí, yo quiero… yo no estoy aquí para ver… para presenciar un descrecimiento de inversión, yo quiero… me parece que México es un mercado muy rico, con muchas posibilidades, ganar-ganar, donde los inversionistas pueden recibir, pueden hacer importantes inversiones y ganar dinero, pero también promover el desarrollo del país. Me parece que es un error pensar que sí algo es atractivo para los inversionistas, tiene que ser algo malo para el país.

Justamente… el estado siempre pone las reglas del juego y dice un inversionista, usted puede invertir bajo estas condiciones y el inversionista, ellos son muy sofisticados y ellos pueden decidir sí vale la pena y sí sale una inversión atractiva, pero como dije antes, lo que no se puede hacer, me parece, es decirles, bueno, esas son las condiciones, los inversionistas hacen una decisión, deciden invertir y después se les cambia las reglas del juego. Ojalá, una de las cosas del nuevo tratado es que hay sistemas de protección para los inversionistas, yo creo que el nuevo tratado tiene mayores mecanismos o mejores mecanismos de protección y de la resolución de disputas. Ojalá no las tengamos que usar, pero que estén ahí, yo espero que eso les dé más confianza a los inversionistas para saber que ahora, no solamente una cuestión de su relación con el gobierno local, pero también que tienen protecciones gracias a ese tratado. Así que… ojalá, por eso yo digo, que ahora estamos en un momento dorado para México de atraer inversión, pero realmente le corresponde al gobierno mexicano sí quieren tomar el sendero de atraer inversión o de espantar inversión.

Cabe destacar que sí el gobierno… sí no va haber inversión pública y ahora, obviamente en esta época de austeridad, no estamos viendo gran inversión pública, sí en varios proyectos, pero yo diría en los sectores industriales, la idea es que esa inversión sea privada. Así que, la cuestión es cómo atraer esa inversión a México, incluso la inversión mexicana, doméstica y también la inversión extranjera. Como dije antes, yo creo que hay un momento muy oportuno para atraer esta inversión de China, al relocalización mundial de las cadenas de suministro de nuevas industrias o de incrementar las industrias que haya aquí, porque a nosotros obviamente, no nos gustaría atraer o inversiones de vuelta a nuestro país también, o inversiones de vuelta a nuestro país también, a las industrias de nuestro país.

Pero yo creo que van haber industrias, es lógico, es más conveniente para ellos ponerse en un lado de la frontera a otro, cada uno de los países tienen sus propias ventajas para ciertas inversiones.

Pero lo más importante para un inversionista, cómo ustedes lo saben, ustedes son empresarios y es la certidumbre y un inversionista, como yo dije antes, sí se les dice, bueno, esas son las condiciones, ahí un inversionista puede hacer sus propias decisiones de que sí es una buna inversión o no, pero realmente, yo creo que lo que espanta la inversión, más que nada es la incertidumbre legal.

Hemos visto estas últimas semanas, con algunos de los cambios regulatorios que se han hecho en algunos lugares, sobre todo en el sector energético, han habido amparos y sí la gente tiene derechos bajo la ley mexicana, parece que el sistema está funcionando, aunque todavía está francamente dando un mensaje bastante negativo a los inversionistas, sobre todo los extranjeros, pero ahora, ojalá con el tratado haya incluso más certidumbre, que la gente sabe que hay protección, no solamente a nivel doméstico, con arbitración internacional y con estos nuevos mecanismos internacionales.

Espero que también el T-MEC pueda ayudar a los inversionistas tener mayor certidumbre, pero para mí esto es lo más importante. Otra vez, quiero destacar que, espero que no se deterioren las relaciones entre el sector privado en México y el gobierno, porque me parece que es importante para todos, tener, traer esas inversiones a México y el gobierno ha prometido que entiende la importancia de respetar las reglas del juego establecidas en el pasado y no cambiarlas de manera retroactiva. Entonces, yo todavía estoy en conversaciones continúas con las autoridades mexicanas y yo quiero tomar el gobierno su palabra, y decir, ustedes mismos han reconocido la diferencia, entre respetar las reglas del juego del pasado y las inversiones que se hicieron bajo esas reglas y a lo mejor, sí quieren cambiar algunas reglas ya mirando hacia el futuro, eso es otra cosa, y después cada inversor puede decidir sí es una inversión que vale la pena o no.

Para mí, yo creo que lo más importante del nuevo tratado es de dar más confianza a los inversores en México, por eso, yo creo que el gobierno en México, yo creo que he abrazado este tratado y yo creo que el señor Presidente está dispuesto a celebrar la entrada en vigor con nuestro Presidente y el primer ministro Trudeau, porque yo creo que va a ser una base muy importante del crecimiento económico, que necesitamos ahora más que nunca, por lo que ha pasado con el Covid. Realmente, ninguno de nuestros países tiene el lujo, en este momento me parece, de seguir políticas que espantan a la inversión, necesitamos todos los empleos, todos los países, por eso, nosotros esta semana cambiamos algunas de las reglas para las visas en nuestro país, visas de trabajo porque es un reconocimiento de que necesitamos preservar y crear los empleos que se perdieron durante la pandemia.

Así que más que nunca espero que podamos trabajar juntos para atraer inversiones a este bloque de Norteamérica y fortalecer nuestra región. Gracias.

Moderador: Muchísimas gracias señor embajador, sabemos que tiene un compromiso al que tiene que llegar y le agradecemos de parte de todos en Concamin, de nuestro presidente Francisco Cervantes y todos los aquí presentes, el que nos haya acompañado, esperemos nuevamente tenerlo aquí en algún otro foro de la Confederación y muchas gracias.

El embajador le ha dado algunos pocos minutos antes de tener que retirarse y hay muchas preguntas que se le han hecho llegar. Naturalmente, no va a ser posible contestarlas todas. Vamos a tomar algunas clásicas y enlazar.

Eduardo Ruiz de Uno TV pregunta al embajador: Si pudiese dar una idea de qué significa en política y económicamente hablando el encuentro que se prevé tendrán en los próximos días los presidentes López Obrador y Trump.

Voy a leer otras dos preguntas:

Pedro Pablo Cortes, de la agencia EFE, le pregunta: Cómo cree usted que afectan los recientes cambios en política energética al cumplimiento del acuerdo comercial de Estados Unidos con México, para los Estados Unidos, ¿cuáles serían los principales pendientes de México para cumplir con plenitud con el T-MEC?

Y finalmente, Dennis Leyva, de MVS Noticias pregunta al embajador: ¿Cuál es la percepción del Gobierno ante los esfuerzos de recuperación económica por parte del presidente López Obrador? ¿Cree que son suficientes o que faltan acciones para garantizar el buen desarrollo bilateral?

CL: Como dije antes, me parece que es natural que se conozcan los presidentes de nuestros países. Yo creo ya los últimos… no sé. 70, 80 años. Todos nuestros mandatarios se han conocido de manera personal o en Estados Unidos o en México, o incluso en terceros países.

Pero me parece absolutamente natural. Para mí sería extraño que aquí que no se juntaran, sobre todo si hay un momento muy importante para celebrar. Uno, no quiere ir, les cuento como diplomático, uno no quiere agendar una reunión si realmente no hay algo importante para marcar o algún evento, pero a mí esto me parece un evento muy, muy natural.

Me parece que sería muy extraño que pasara el día primero de julio, que tantos de nosotros, ustedes también como yo, hemos trabajado mucho estos últimos años para llegar a este punto.

Y no sé qué los que ahora critican que los presidentes se estén conociéndose y de primera mano me parece que tienen sus motivos más bien políticos en la política doméstica de ambos países, porque me parece absolutamente normal que se conozcan personalmente.

Ellos han hablado en momentos muy críticos de la relación y obviamente es una relación muy, muy importante para ambos países y me parece un poco extraño o francamente que hasta ahora no se han conocido.

Y me parece bueno para nosotros es un gran honor que esto sea el primer viaje del presidente López Obrador al exterior durante su mandato y para nosotros será un gran privilegio recibirle.

Y eso no tiene nada que ver con su política ni nada de eso es algo. Estos presidentes de nuestras naciones siempre se conocen. Yo creo que hay que verlo desde esa perspectiva que han cambiado siempre los partidos, el poder en ambos países. Pero lo importante es reafirmar que las relaciones entre nuestros pueblos van mucho más allá de quien ocupa la Casa Blanca en mi país o Palacio Nacional aquí.

Así que me parece que eso es algo muy positivo y, como dije, muy natural que haya una visita presidencial, sobre todo ahora en el reconocimiento del T-MEC que es algo para Norteamérica en general, y ojalá se pueda arreglar que los tres mandatarios estén juntos. Obviamente, con la pandemia se complica un poco, pero eso es la meta.

En cuanto a lo que queda del T-MEC todavía hay, yo creo que van a ver cosas difíciles que todavía tenemos que ver cómo es la implementación en ambos lados de la frontera.

Yo creo hay retos, por ejemplo, en lo de productos agrícolas, biofarmacéutica, en el tema laboral. Eso es un gran cambio, porque desde nuestro punto de vista no estamos jugando sobre una cancha equitativa. Si los sueldos en México y los derechos laborales son iguales, si no hay ciertas medidas básicas para protegerlas, y eso ha sido México.

Bueno, hizo su propio cambio laboral doméstico como como prioridad doméstica, pero eso también tiene mucho que ver con el tratado, pero vamos a ver cómo va esta implementación, es un cambio bastante importante en el sector laboral en México y nosotros ahora vamos a estar muy pendiente de eso, porque México ahora tiene sus compromisos internacionales, dado el T-MEC.

La última pregunta tenía que ver con recuperación económica, pero no me acuerdo exactamente cuál fue la pregunta.

Moderador: La percepción del gobierno estadounidense, ante la recuperación económica por parte del presidente López Obrador.

CL: Cada país tiene el derecho soberano de decidir cuál es la mejor forma de promover una buena recuperación económica.

Nosotros, nuestro país, como ustedes sabrán, hemos gastado una fortuna, nos hemos endeudado de una manera dramática y sin precedentes, porque nosotros hicimos una decisión. Incluso, esto viene de un gobierno republicano conservador en Estados Unidos, que generalmente muy preocupado por la deuda pública, pero que en un momento de crisis económica, donde más o menos se ha congelado mucha actividad económica, es importante tener fluidez y tener dinero en los bolsillos de la gente. Obviamente, el presidente López Obrador ha tomado otro rumbo en México y hasta el momento ha resistido llamadas a gastar más fondos públicos.

Y bueno, creo que de nuestras economías, mientras más se integren Norteamérica, es importante tratar de más o menos remar en la misma dirección, ¿verdad? Y creo que como todos somos socios, nos gustaría ver a nuestros socios tomando medidas complementarias a lo que estamos haciendo nosotros en nuestro país y lo que hacen en Canadá también y en Europa.

Pero, obviamente eso al fin y al cabo le corresponde al presidente democráticamente electo de México, que tomará las decisiones que él piensa que son las mejores para su país. Al fin y al cabo, nosotros tenemos gran respeto a la soberanía de otros países. Nosotros podemos mostrar como lo hemos hecho, lo que pensamos nosotros es la mejor forma de responder a esta crisis y vamos a ver cómo van las cosas ahora en México.

Yo creo que aquí ustedes van a enfrentar una crisis muy, muy aguda económicamente y nosotros también, y ojalá en todos los países podamos ver las experiencias de los otros países y cómo han respondido y cuales han tenido más éxito.

Así que si en algún lugar o en otro cualquier país se está equivocando, puede cambiar de rumbo, así que me parece eso. Vale la pena ver cómo todos los países, como laboratorios que todos podemos ver los resultados y aprender de lo que han hecho otros países. Gracias,

Moderador: Señor embajador, sabemos que el tiempo que nos había dedicado para este programa se ha extendido en nombre de nuestro presidente Francisco Cervantes Díaz, en nombre de toda la comunidad de Concamin le expresamos nuestro reconocimiento y agradecimiento.

CL: Y al contrario, realmente déjeme decir nomás que para mí es un gran honor platicar con ustedes. Yo les tengo muchísimo respeto a ustedes y yo, como lo dijeron otros, yo soy abogado, así que yo no tengo conocimiento de cómo uno dirige una empresa, de cómo uno crea empleos, pero les tengo muchísimo respeto por el trabajo que ustedes hacen. Yo por lo menos entiendo muy bien la conexión entre la inversión y el crecimiento económico y el bienestar social, y yo espero que ustedes sepan que tienen un aliado en la embajada de Estados Unidos y que nos podamos quedar en contacto y muchísimas gracias por la invitación de ser embajador.

Moderador: Le agradecemos enormemente este espacio en este diálogo.

CL: Un gran abrazo virtual a todos.