Conferencia “La hermandad entre México y Estados Unidos de América”

Palabras del embajador Christopher Landau – Conferencia “La hermandad entre México y Estados Unidos de América” organizada por la Universidad Autónoma de Nuevo León

 

Embajador Christopher Landau (CL): Muchísimas gracias a todos por participar en este evento. Muchísimas gracias al señor Rector por esas palabras de introducción, también al Doctor Abraham Hernández Paz, le agradezco mucho sus palabras. Les agradezco ese video que hicieron y les agradezco por haber usado buenas fotos. A todos nosotros que nos fotografían mucho, tenemos algunas fotos buenas y algunas fotos malas, y les agradezco por haber escogido algunas de las mejores porque no quiero ser el mal Chris, el mal Embajador. Es un enorme honor y placer para mí participar en esta conferencia organizada por la Universidad Autónoma de Nuevo León, o la “Uni” como entiendo que ustedes lo dicen por allá, porque es una institución con una gran tradición, que no solo es un orgullo para sus alumnos, sino para el estado de Nuevo León y para todo México. Quiero felicitarles por el aniversario de la Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, así como por los 87 años de historia de la Uni. Les agradezco por su invitación y por sus palabras, también a la Maestra Carolina Ríos. Me encantaría estar en persona con ustedes allá en Nuevo León, porque quedé muy impresionado durante mi visita a Monterrey en el mes de noviembre del año pasado. Además, me gustaría volver a comer un delicioso cabrito, eso todavía me faltó. Realmente, lo que me impresionó más que nada es que ustedes allá en Nuevo León tienen una sólida cultura cívica, pasión y orgullo por su comunidad, lo que les ha hecho enfrentar muchos desafíos y encontrar soluciones conjuntas. Es una región dinámica y de gente muy trabajadora. De hecho, creo que una de las grandes riquezas de México, como también de Estados Unidos, es que somos repúblicas federales, así que no todo el poder está concentrado en la ciudad capital, el poder político, el poder financiero, sino en otras partes del país. Eso me parece algo muy sano para cualquier país, que no todo el poder, incluso el poder académico, intelectual, esté

centrado en un solo lugar. Realmente quedé muy impresionado durante mi visita a Monterrey con esta escena universitaria que tienen ustedes allá, la gran Universidad Autónoma de Nuevo León, así que otras universidades que tienen ahí y pues me da muchísimo gusto poder platicar con ustedes. Creo que me invitaron a través de redes sociales, que me gusta mucho, que demuestra cómo la vida cambia en el siglo XXI. Para mí, eso ha sido uno de los aspectos que más me han gustado de mi trabajo, es poder tener esta conversación con mexicanos y mexicanas de todo el país, y de diferentes sectores, y casi siempre yo trato de leer los comentarios y, si me hacen invitaciones, aquí podemos ver que yo acepto. Me da muchísimo gusto que ustedes hayan tenido la idea de invitarme pues y que aquí estamos, y me da mucho gusto, ya veo que tenemos más de mil participantes, que realmente me conmueve mucho. Espero que no se aburran durante esta presentación, otra vez me disculpo por hacerlo de manera virtual, sé que es muy interesante estar todos juntos en una aula, un auditorio, pero por ahora obviamente eso no se puede hacer, pero ya cuando pase la contingencia, volveré con mucho placer a Monterrey. Yo sé que el título de esta conferencia es “La hermandad entre México y Estados Unidos de América”, y yo creo que ese título refleja muy bien la relación porque nuestros países no solo comparten una frontera de tres mil kilómetros, sino también una historia común y el futuro de ambos está entrelazado. Los vínculos entre nuestros países son tan estrechos, tocan tantas aristas, que ésta no es solo una relación internacional, sino también doméstica, lo que pasa aquí influye en la vida de mis connacionales y viceversa. En los años 80, cuando yo estaba en la universidad, el principal libro que detallaba la relación se llamaba “Vecinos distantes” de Alan Riding. Justamente estoy aquí en la biblioteca de mi casa, aquí lo pueden ver, es este libro, “Distant Neighbors, Vecinos distantes”, pero, ahora, el libro que realmente más se conoce sobre nuestra relación se llama “Vanishing Frontiers, La fronteras que desaparecen” y creo que la relación pues ha cambiado mucho en los últimos 30 años.

Aquí pueden ver un poco todos los libros que tengo yo en mi casa sobre la historia mexicana y las relaciones entre Estados Unidos y México. Ojalá tuviera el tiempo de leerlos todos, he leído algunos de las principales, pero algún día cuando me jubile tendré la oportunidad de terminar mis lecturas. Pero, como estudiantes, para mí la curiosidad intelectual realmente es la base de la inteligencia. Así que, espero que, yo no sé cómo será ahora, a mí me encanta, siempre me ha encantado leer, me gusta tener libros sobre todos los temas y espero que ustedes todavía tengan muchas oportunidades para leer estos tipos de libros sobre nuestras relaciones porque es un tema muy importante para ambos países. Justamente estos días, se me pregunta mucho, señor embajador ¿qué pasara, qué piensa usted que pasará dependiendo de quién gane la elección de Estados Unidos de la semana próxima? Lo que yo digo es que realmente las relaciones entre México y Estados Unidos van muchísimo más allá de quien ocupe la Casa Blanca o Palacio Nacional en un momento especifico. Eso creo que ha sido algo muy positivo de los últimos 30 a 40 años, que tenemos relaciones comerciales mucho más estrechas que las que teníamos cuando yo era estudiante. Tenemos yo creo relaciones culturales y académicas mucho más estrechas que durante esa época. Realmente yo creo que históricamente, eso es justamente el tema de ese libro de Alan Riding de los años 80, aunque siempre hemos sido vecinos, nos hemos más o menos dado la espalda el uno al otro por mucho de nuestra historia y creo que ahora nos hemos dado cuenta en estos últimos 30 o 40 años que tenemos mucho en común. Obviamente, muchos mexicanos visitan Estados Unidos, viven allá, también muchos estadounidenses visitan México, viven aquí. Creo que para cada uno de nuestros países, el otro país es donde hay más de sus connacionales viviendo en el exterior, por mucho.

 

Yo creo que por ejemplo México en Estados Unidos tiene, no solo la Embajada, pero 50 Consulados, y nosotros aquí en México tenemos no solo la Embajada, pero nueve Consulados Generales, incluyendo el Consulado General allá en Monterrey, que justamente lo preside mi gran amigo y el gran diplomático William Duncan.

Así que, creo que nuestras relaciones, gracias a Dios, yo creo que se caracterizan por un tejido social que es mucho más amplio que solamente las relaciones políticas entre los gobierno federales, también los gobiernos estatales e incluso municipales tienen mucho que ver con la relación. Me da mucho gusto ver que la relación ha madurado, yo creo enormemente durante el transcurso de mi vida ha permitido que múltiples actores en ambos lados de la frontera contribuyan a nuestra integración y, como pasa sobre todo en el sector educativo.

 

Yo siempre digo que yo tengo el titulo formal de embajador, pero ustedes y a los que les importa y les interesa esta relación, son todos embajadores. Cada uno de nosotros puede ser embajador o embajadora ante el otro país, porque cada vez que un mexicano visita Estados Unidos, está representando de un modo u otro su propio país y viceversa. Me da tanto gusto que, a través de actividades como intercambios académicos y el estudio de esas relaciones, eso ayuda mucho al entendimiento mutuo y forman ese tejido social sólido permanente, del cual yo he hablado.

 

Obviamente, yo creo que ustedes allá en los estados fronterizos pueden constatar aún más claramente los beneficios de la relación bilateral y cómo en muchas ocasiones ustedes mismos han sido los pioneros que han unido a nuestros países. Yo sé que Nuevo León tiene solamente una colita, no tiene una frontera muy grande con Estados Unidos, ustedes tendrán que reclamar con Tamaulipas que parece que les quitaron mucho la frontera, que se quedaron ahí con esa franja al río, no sé, alguien me dijo que Benito Juárez eso le dio a Tamaulipas, pero ustedes si son estado fronterizo, pero apenitas. Pero yo sé que hay muchos vínculos, yo creo que, yo veo a Nuevo León como un lugar donde el neoleonés entiende la perspectiva de Estados Unidos, así como la de México, yo creo que eso les da una gran ventaja y realmente creo que ustedes pueden ser grandes intermediarios en nuestras relaciones, para el bien. Quisiera hablarles un poco y sé que tienen preguntas para mí así que no voy hablar por mucho, pero de mis prioridades básicas que yo establecí cuando

llegué a México el año pasado, que son: la migración, la seguridad y las relaciones comerciales. En cuanto a la migración, creo que es importante para ambos países que sea segura, legal y ordenada, para que ambos países nos podamos beneficiar, ya que nos permite concentrarnos en un flujo más eficiente de bienes, servicios y viajeros lícitos. A nadie le conviene -me parece- que hayan flujos de indocumentados que realmente no tienen protección legal allá en Estados Unidos y que también son muy vulnerables en su paso por México. Aquí estoy hablando no solo de mexicanos, pero de personas de todo el mundo. Hemos visto un gran cambio en el tema migratorio a través de sus últimos años que la migración, yo creo que va a ser una de los grandes temas del siglo XXI, lo vimos hace algunos años en Europa, cuando millones de sirios trataron de migrar hacia los países de Europa Occidental y pues es un desafío, no es conveniente para cualquier ciudad. Uno tiene que reconocer la dignidad de todo ser humano, pero tampoco se puede incentivar un flujo desordenado y descontrolado y, sobre todo, cuando a esta gente se pone en situaciones muy vulnerables. Estamos poniendo el dinero en los bolsillos de los traficantes humanos, en muchos casos. Estuve en Veracruz hace unas semanas, platicando con el gobernador, sobre el problema que los criminales organizados, el crimen organizado se ha metido en la migración y es muy peligroso. Así que, realmente mi meta, es buscar maneras legales y ordenadas de beneficiarnos a ambos, la gente que necesita un trabajo, que quiere una mejor vida, pero también para protegerles a ellos y, obviamente, con la pandemia, vemos la importancia de las fronteras que los países no pueden dejar, que cualquier que quiera entrar cuando desea, que pueda entrar. Nunca ha sido así en la historia, que una persona tiene el derecho de irse donde le da la gana, a otro país cuando se le da la gana. Así que creo que ese es un tema que continuará siendo importante y espero que podamos seguir colaborando porque yo creo que a México tampoco le conviene ser un imán para todo el mundo. Allá, ustedes están viendo no sólo a centroamericanos, sino a personas de Kazajstán, la India, Bangladesh, Haití. Creo que es un aspecto básico de la

soberanía de cualquier nación: controlar sus fronteras, es decir, quién puede entrar y quién no y bajo qué circunstancias. Obviamente, como dijo, respetando la dignidad del ser humano y reconociendo que… nadie está diciendo que hay gente mala, pero nunca va a faltar gente desesperada en el mundo que quiera una mejor vida en el mundo para ella y para sus hijos, pero la forma de mejorar sus vidas no es decir “vengan todos para acá de una manera desordenada”, sino trabajar para buscar oportunidades y desarrollo en sus países y, sí, dentro del marco legal establecido democráticamente por nuestros gobiernos pueden haber flujos migratorios, pero que todo mundo siga las reglas. En cuanto a la seguridad, es un tema muy complicado. Nosotros lo vemos, sobre todo, desde la perspectiva del narcotráfico, que es un peligro mortal no solamente para Estados Unidos, pero para México también: el poder de los cárteles y de la delincuencia organizada. Como habrán visto en los titulares recientes, esto continúa siendo un gran desafío. Ambos somos gobiernos grandes y burocráticos, y no es fácil coordinar estos esfuerzos dentro de un mismo gobierno, ya sea del lado estadounidense o del lado mexicano, ni mucho menos entre las naciones, pero creo que no tenemos otra alternativa que tener éxito porque las drogas se han hecho más letales en los últimos años, sobre todo, esas drogas sintéticas, esa píldoras.

 

Realmente espero que ustedes, los estudiantes, lo piensen muy bien antes, si alguien les ofrece drogas. Ahora hay píldoras que te pueden matar en una vez porque el fentanilo es algo tan potente, que el equivalente de un grano de sal te puede matar. Así que, si tomas una píldora desconocida, hemos visto muchas muertes por sobredosis. Incluso yo tengo unos amigos en Estados Unidos a los que se les murió un hijo de 16 años porque aceptó una píldora en una fiesta, alguien le dijo que le haría sentir bien y se murió. Creo que todos tenemos que reconocer, y yo reconozco que Estados Unidos tiene gran parte de la responsabilidad del problema por la demanda que tenemos, creo que tenemos que hacer muchos más esfuerzos educativos en nuestro país sobre este tema, pero también déjenme decirles a ustedes, espero que ustedes nunca se vayan a meter por ese camino porque es muy peligroso.

En Nuevo León, en especial en temas de seguridad, hemos colaborado muy de cerca con las autoridades municipales y estatales en materia de seguridad, justicia y Derechos Humanos, por lo que ha sido un modelo a seguir en otras partes de la República. También quisiera destacar que a través de algunos de nuestros programas de USAID hemos apoyado programas de prevención de la violencia en Monterrey, Escobedo y Guadalupe para reducir los homicidios y otros delitos graves. Asimismo, a través de la Iniciativa Mérida, trabajamos con la Fuerza Civil y el C5 para cooperar en el fortalecimiento de las instituciones enfocadas en la procuración de justicia. Obviamente ustedes son un país soberano, pero a nosotros también nos interesa que haya seguridad aquí, porque si no la hay aquí, difícilmente la habrá en nuestro país. Así que espero que podamos fortalecer nuestras relaciones en ese tema. También, obviamente, el tema comercial. Mi padre, si no lo saben, fue diplomático también y fue embajador de Estados Unidos en tres países de Sudamérica: Paraguay, Chile y Venezuela en los años 70 y 80.

 

Él comenzó su carrera como agregado comercial de nuestra Embajada en Montevideo, Uruguay en 1957. Siempre me decía, a través de su carrera que un buen embajador es al fondo un buen agregado comercial y que las relaciones comerciales y económicas entre las naciones son la base de la amistad política y que, con ellas, ambos países se benefician. Realmente yo creo que las relaciones entre Estados Unidos y México demuestran la veracidad de este punto. A través del comercio, hemos ampliado y profundizado nuestros vínculos, no solamente en materia económica, sino en cada aspecto de nuestras sociedades y ha sido un factor esencial para que nuestros países pasaran de ser vecinos distantes a ser socios estratégicos y amigos. Creo que Nuevo León es un excelente ejemplo de nuestra relación bilateral porque alrededor de la mitad de su inversión extranjera directa proviene de Estados Unidos. También hay empresas mexicanas, algunas de ellas de Nuevo León que tienen inversiones en mi país y que contribuyen para

generar prosperidad tanto en México como en Estados Unidos. Justamente en marzo, cuando comenzó la pandemia, yo tenía previsto asistir a la inauguración de una de las embotelladoras más grandes en Estados Unidos, en Houston, que era de Arca, una empresa que yo conocí allá cuando estuve en Monterrey. Ahí es donde probé por primera vez el Topo Chico, que ha creado una adicción para mí. Es una lástima que no pudiera dar ese discurso en Estados Unidos porque tenía previsto hacer un discurso, en conexión con esta inauguración, sobre la importancia de la inversión mexicana en Estados Unidos, que se ha vuelto muy importante. Yo creo que el T-MEC, que entró en vigor hace algunos meses, es un acuerdo que representa un ganar-ganar-ganar para los tres países de América del Norte. Y dimos un mensaje muy claro al mundo de que México, Estados Unidos y Canadá estamos en el mismo equipo. Obviamente, siempre habrán algunas tensiones comerciales, es natural, pero tenemos, por lo menos, un marco jurídico para resolverlas. Creo, más que nada, es importante destacar que sí estamos en el mismo equipo. Espero que en esta pandemia de Covid, el T-MEC será una herramienta esencial para la recuperación económica, que los tres países vamos a necesitar. El nuevo acuerdo no solamente moderniza al TLCAN, sino que amplía y profundiza más la relación bilateral, al incluir temas que antes no estaban considerados, como por ejemplo, lo es la propiedad intelectual, también temas laborales. Creo que era necesario, justo y necesario, modernizar el TLCAN dados todos los cambios en la economía mundial desde los años 90.

 

Creo que es un gran logro que todos los países lo hayamos ratificado y no solamente apenitas, pero en Estados Unidos y creo que en México también, se ratificó con más del 90 por ciento del apoyo en la legislatura en Estados Unidos, en ambas cámaras del Congreso, que hay muy pocas cosas hoy en día que reciben más del 90 por ciento del apoyo en nuestro Congreso, dado a las divisiones partidarias en Estados Unidos. Pues solamente, concluyendo, yo quisiera destacar que me parece muy importante en estos momentos bastante dramáticos que todos estamos

viviendo por el Covid, que aprovechemos de esta gran relación que tenemos para tratar de impulsar nuestras economías.

 

Yo he estado saliendo estos últimos meses a través de la República, para mandar un mensaje que sí tenemos que continuar la actividad económica porque si no vamos a desatar una crisis mucho peor, una crisis económica mucho peor que la crisis sanitaria que estamos viviendo. Yo creo que con los protocolos apropiados, podemos, por lo menos para la gente que no está en categoría de alto riesgo, continuar las actividades económicas a pesar de la pandemia, porque esto no va a terminar de un día para otro. Una visita que me agradó en especial fue a Guadalajara hace algunos meses o el mes pasado, creo que fue, para la inauguración de una empresa que se relocalizó desde China, justamente por los aranceles que impuso el presidente Trump a China y, entonces, ellos decidieron volver a Norteamérica y decidieron poner su planta aquí en México.

 

Creo que eso nos da muchas ventajas por esa colaboración norteamericana. Creo que será importante para la recuperación económica aprovechar este gran tratado que tenemos ahora.

 

En conclusión, solamente quisiera destacar que realmente ustedes como estado fronterizo saben muy bien que la frontera no es solamente una línea que divide a nuestros países, sino el espacio que nos une y que nos hermana; que son ustedes, los que viven en los estados fronterizos, yo creo que justamente son los mejores embajadores entre nuestros países, no solamente con las celebraciones familiares que han tenido, pero con todas las otras relaciones culturales, económicas y académicas. Y obviamente nuestros países han tenido altibajos, pero esos son los que pasan en cualquier familia. Yo creo que si nos hemos dado cuenta en ambos lados de la frontera que logramos mucho más y llegamos más lejos cuando trabajamos conjuntamente.

 

Creo que nuestra integración está en su mejor momento de nuestra historia y eso nos permite ser optimistas sobre el futuro de la relación, porque aunque seguramente tendremos diferencias, siempre es más fuerte nuestro deseo de trabajar por el bienestar y la prosperidad de nuestros pueblos. Otra vez, les agradezco en esta invitación porque la mejor forma de unir a

nuestras sociedades, es justamente a través del diálogo, el mutuo entendimiento lo que nos permiten a comprendernos mejor para no solo ser a los mejores vecinos, sino los socios y amigos que hemos decidido ser. ¡Muchísimas gracias! Carolina Ríos (Moderadora): Agradecemos su participación en esta edición de la Cátedra de la Naciones Unidas: “Paz y orden mundial”. A continuación, tendremos la sesión de preguntas y respuestas, mismas que fueron realizadas por los estudiantes de nuestra honorable institución. La primera pregunta es por parte de la alumna Denis Tamez: ¿Cuáles cree que son las mejores oportunidades del nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos de América y Canadá? CL: Pues el comercio es generador de desarrollo y prosperidad, y por eso, yo creo que el T-MEC será un catalizador de nuestras economías, en uno de los momentos más complejos de la historia mundial.

 

El T-MEC, como dije, cubre varios temas que no cubría el TLCAN como la creatividad y la innovación, aborda el tema de la propiedad intelectual. También promueve los derechos laborales e incluye la protección al medio ambiente y permite importantes avances para el crecimiento de los servicios financieros. Yo creo que respecto al comercio digital, por ejemplo, con el T-MEC se facilita las transiciones, se prohíbe la aplicación de aranceles aduanales y otras medidas discriminatorias a productos digitales y se promueve la colaboración en materia de ciberseguridad, que son tan necesarios.

 

Creo que ningún tratado es perfecto, cualquier tratado es el resultado de la negociación entre varios países. Cada país tiene su perspectiva y cualquier negociación, yo creo que cada uno siempre tiene que encontrar la mejor opción, pero creo que es muy importante que sigamos adelante, unidos con este tratado. Yo creo que el T-MEC va a nivelar la cancha entre los tres países, sobre todo, en el tema laboral. Así que creo que puede jugar un papel clave en la recuperación económica ahora por el Covid.

Una cosa que me interesaría mucho, sería que dentro del mecanismo creado por el T-MEC, pudiéramos crear una institución o un mecanismo para alinear nuestras prioridades en caso de cualquier emergencia. Ojalá que ya se termine esta contingencia, pero todavía no lo sabemos. No sabemos cuándo habrá una vacuna.

Lo más difícil para mí, francamente, creo que para nuestros países en materia comercial, fue en los primeros meses de la pandemia, cuando cerramos las economías en Estados Unidos y en México, pero no alineamos nuestras definiciones de cuál es una industria esencial que podía continuar operando.

Teníamos que proteger esas cadenas de suministro que tenemos entre nuestros países, es increíble cómo nuestras economías se han ido integrando, pero no las instituciones, las instituciones que tenemos entre los países no han seguido el crecimiento tan rápido de la integración económica.

Creo que nos falta un mecanismo para alinear nuestras prioridades en caso de cualquier crisis porque estas cadenas de valor o de suministro se pueden romper muy fácilmente durante una crisis. Y, gracias a Dios, yo creo que la logramos hasta ahora, voy tocar madera, las hemos logrado salvar durante esta crisis, pero tenemos que tener…creo que el T-MEC también nos ofrece una plataforma para abordar este tema tan importante. Gracias. Moderadora: Muchas gracias, Embajador. La segunda pregunta es por parte de la alumna Camila Bueno: ¿Qué sectores considera que deben aprovecharse o impulsarse como oportunidades de inversión? CL: Esa es una excelente pregunta, porque yo creo que realmente este es un momento dorado, yo lo he dicho en muchas ocasiones, para atraer inversiones de vuelta a América del Norte y de promover la relocalización de las empresas hacia América del Norte, pero uno tiene, yo creo, que tenemos que enfocarnos en algunas áreas prioritarias. Yo creo, por ejemplo, con la pandemia hemos visto la importancia del sector de salud, que en Estados Unidos nos quedamos un poco extrañados de cuánto dependemos de China para la fabricación, pues no solamente de nuestros medicamentos y farmacéuticos, pero también del equipo de protección personal. Así que yo creo que hay importantes oportunidades para México en ese tema.

También creo que México tiene un enorme potencial en sectores tecnológicos y de servicios, no solamente la manufactura, pero también la “mentefactura” y, sobre todo, yo destacaría esa posibilidad en el estado de Nuevo León, que tienen esas grandes universidades, como la Universidad Autónoma de Nueva León y también en Jalisco, por ejemplo, donde hay muchas universidades especializadas en materias tecnológicas en esa región. Porque para mí es fundamental para la inversión tener a jóvenes, pues muy preparados, muy capacitados y creo que ustedes en el Nuevo León y en Jalisco tienen esas posibilidades, y eso yo creo que son los tipos de empresas que deben estar buscando, no solo las que hacen manufacturas de bajo costo. Creo que también el T-MEC nos ayuda pues a atraer a otros tipos de inversiones como los sectores de servicios financieros, la agricultura y que creo que para mí esos son los sectores en los cuales yo me enfocaría. Yo estoy hablando constantemente con el gobierno mexicano sobre cómo podemos atraer esas inversiones a México. He hablado también con las empresas estadounidenses que ya tienen una presencia en México, si tienen una presencia en China también, qué se puede hacer para trasladar sus operaciones desde China para acá.

Como dije, yo fui a la inauguración de una planta que se relocalizó desde China hasta a Jalisco. Justamente hacían el equipo para que los paneles solares que uno puede poner arriba de la casa puedan comunicarse con la casa, para básicamente comunicar los paneles con el servicio eléctrico de la casa. Algo muy interesante. Y ellos me dijeron, de hecho, que los trabajadores en México tenían mejor calidad, que la mano de obra encontraban aquí en México era más capacitada, que la que encontraban en China. Creo que México tiene mucha riqueza, riqueza natural, pero también riqueza humana. Espero que el tratado pues desate un crecimiento económico.

Pero yo siempre digo que el tratado es solamente una herramienta, nos establece una base, pero nos toca a nosotros construir sobre esa base, no se va a construir por sí misma. Así que yo, yo estoy ya listo y yo quiero fomentar el desarrollo económico aquí, porque como dije al comienzo, a Estados Unidos le conviene mucho que México sea un país próspero, por muchas razones, porque es muy difícil que Estados Unidos sea próspero si México no lo es, porque compartimos una frontera de tres mil kilómetros.

Por eso, si a México le va mal, a nosotros también nos va mal. Sobre todo, en temas de inmigración y de inseguridad. Por eso, no nos conviene mucho. Creo que hay muchas soluciones ganar-ganar en este tema gracias. Moderadora: Gracias, embajador. La tercera pregunta es por parte del alumno Patricio Arriola: ¿Qué es lo que más ha disfrutado de su estancia en nuestro país? CL: Creo que realmente lo que más he disfrutado ha sido pues conocer este gran país. México es un país increíblemente diverso y ustedes lo saben muy bien. Lo conocen muy bien, pero tienen desde el desierto hasta las playas, las montañas, la selva.

No solamente en términos geográficos, pero también culturales. México, cada región tiene, pues, su gastronomía, su cultura, su artesanía. Y a mí me ha encantado, pues, conocer a fondo este país, que yo lo conocía ya de turista, pero es muy difícil, conocía los lugares más bien turísticos.

Me ha me ha dado mucho gusto conocer al pueblo mexicano, por ejemplo en la ciudad de Monterrey, que no conocía y que es una ciudad realmente excepcional, donde hay ese gran espíritu emprendedor, trabajador y cívico, que realmente me impresionó. He tenido la gran fortuna de, tenemos todos, la gran fortuna de vivir en una era tecnológica donde pues nos podemos comunicar de manera instantánea en cualquier momento.

Para mí, algo que he disfrutado mucho, ha sido mi comunicación con mexicanos a través de redes sociales. Yo creo que no estaría aquí con ustedes el día de hoy si no fuera por las redes sociales, donde me invitaron a participar en esta conferencia, y pues yo creo que la tarea de un embajador es ser un comunicador, y de poder comunicar entre los gobiernos, pues la perspectiva del otro país y también comunicar aquí la perspectiva de mi gobierno. Creo que he disfrutado mucho de tener una conversación con cientos de miles de mexicanos, a través de redes sociales, que nunca hubiera podido conocer hace años. Por ejemplo, cuando mi padre fue diplomático, si él, durante su carrera, si él se quería comunicar con sus países donde estaba

trabajando tenía que entrevistarse en un diario, en la radio o en la televisión, esas eran las únicas opciones. Ahora el mundo es completamente distinto y realmente yo he disfrutado esta comunicación con todos ustedes. Creo que la diplomacia va a tener que irse a acostumbrando y ajustándose a la nueva realidad de este mundo tecnológico y digital en el cual vivimos y, pues, eso realmente lo he disfrutado mucho y no me lo esperaba tampoco. No tenía presencia en redes sociales en Estados Unidos antes de comenzar este trabajo, pero de repente vi cuando llegué que a la gente le interesaba, pues a donde yo iba, cómo era la vida de un embajador, a quien conocía yo. Así que algunos de mis algunos de mis comentarios, mis mensajes son más personales, así de como es mi vida y algunos son obviamente temas políticos entre nuestros a nuestros países. Gracias. Moderadora: Bien, Carla López pregunta: ¿Cuál ha sido su mayor satisfacción como embajador de Estados Unidos de América en México? CL: otra vez, creo que pues mi mayor satisfacción ha sido poder fortalecer, yo creo, los lazos entre nuestros países, sobre todo, la entrada en vigor del T-MEC. La visita del presidente López Obrador a Washington.

Que fue excelente trabajar conjuntamente en materias de la pandemia para controlar el flujo de bienes y personas a través de nuestra frontera durante la pandemia, sobre todo, en los primeros días de la pandemia, donde establecimos un régimen que permitía los viajes esenciales, digamos el comercio y el trabajo, pero no los no esenciales. Uno nunca sabe, cuando yo llegué el año pasado, obviamente no tenía ni idea que estaría aquí durante una pandemia mundial, que ha creado unos retos muy especiales, pero me ha dado mucha satisfacción. Creo que la relación entre México y Estados Unidos está en uno de sus mejores momentos de la historia y eso me da mucha satisfacción. Obviamente yo reconozco que tenemos importantes retos, estamos trabajando bien, hemos cooperado en materia de migración, para desincentivar a personas de otros países a viajar a México para entrar a Estados Unidos y, como dije, haber protegido las cadenas de suministro y de valor, han sido grandes satisfacciones para mí a nivel profesional y, además, obviamente a apoyar los intercambios educativos.

Espero que ustedes nos sigan en redes, a la embajada y a mí, porque ahí ponemos cosas que yo creo que les van a interesar mucho, sobre oportunidades para becas allá, si quieren hacer un posgrado o algo en Estados Unido. Mucha gente cree que eso cuesta mucho y que no van a tener oportunidad, pero sí hay muchas becas, y yo creo que hay muchas oportunidades pues para estudiar allá. México es ahora el país número diez, está en el décimo lugar de los países que nos mandan estudiantes y, para mí, debería estar en entre los primeros tres lugares, como un país vecino. Ha sido una satisfacción para mí a proteger un poco e impulsar que las visas estudiantiles se hayan vuelto a otorgar aquí en México en cuanto antes, después que nos afectó la pandemia. Pero quisiera ver aún más de eso y espero que ustedes aprovechen las oportunidades que hay, porque hay muchas veces que una universidad de Estados Unidos, que nosotros avisamos pues en las redes que hay oportunidades para estudiantes mexicanos. Gracias. Moderadora: Gracias embajador, por última pregunta es por parte del alumno Diego Aldape: ¿Qué consejo puede brindarles a los estudiantes de la Universidad Autónoma de Nuevo León que aspiran a veces a desempeñarse como diplomáticos? CL: Yo les aconsejaría de conocer otros países y otras culturas lo más que puedan. Para mí, personalmente, yo no estaría aquí si yo no hubiera tenido una educación binacional y bilingüe. Yo crecí en Latinoamérica. Yo sé que no todos tienen la misma posibilidad de vivir en otros países, pero sí, yo creo es importante, pues viajar a conocer otros lugares, aunque sea por libros. Conocer la perspectiva de personas, de otros lugares. Realmente yo creo que la fundación de la diplomacia es la empatía. Uno tiene que estar pensando cómo está pensando la otra persona y entender que todos nosotros tenemos una cultura. En nuestros países pensamos de cierta forma, esperamos que la gente haga las cosas de cierta forma, pero eso varía mucho entre los países, y yo creo que es importante ser empático y entender que la gente en otras partes del mundo son muy distintas. Hay que aprender a ponerse en los zapatos del otro.

Para mí, yo creo que así eso ha sido esencial para mí durante mi función como embajador. Otra vez, les invito a que aprovechen los programas de cooperación educativa como las becas Fullbright García Robles y que participen, si es posible, en programas de intercambio en Estados Unidos porque eso les permitirá conocer nuestra cultura, adentrarse en ella y fortalecer la relación.

Les agradezco su interés, su gran participación aquí. Realmente, como dije antes, estoy conmovido por el gran número de ustedes que se han unido a nosotros el día de hoy, que han venido a escucharme a mí. Es un gran honor, un gran orgullo para mí. Y les mando un muy fuerte abrazo y saludos a la gran Uni, a la Universidad Autónoma de Nuevo León y espero que nos podamos ver presencialmente ya muy pronto. Gracias. Moderadora: Muchas gracias, embajador Christopher Landau por haber aceptado la invitación para participar con la comunidad de nuestra facultad y de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Esperamos que en un futuro cercano, pueda acompañarnos de manera presencial en nuestras instalaciones.

Embajador, invitamos a la conferencia a la alumna Renata Villareal, para la entrega de un reconocimiento. Ella fue quien lideró la invitación a través de Twitter con a través del hashtag LandauPolíticas. Adelante Renata.

Renata Villareal: Hola, buenas tardes a todos. Doctor Abraham, Maestro Garza Rivera, Embajador Landau. Soy la representante del grupo que inició esta invitación hacia usted. Quería darle las gracias por permitirnos tener un tiempo con usted y agradezco mucho que haya compartido sus conocimientos.

La verdad queríamos entregarle un reconocimiento y es por su brillante participación en esta conferencia: “La hermandad entre México y Estados Unidos de América”, dada en el marco de la estrategia de la UANL y en el cuadragésimo segundo aniversario de la Faculta de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales. Muchísimas gracias por su tiempo y por estar aquí con nosotros. CL: Fabuloso, es un gran orgullo. Estuve leyendo lo que dice ahí en latín “Alere flammam veritatis”. Otra vez, gracias señor Rector, muchas gracias Renata por la invitación y, a todos los otros estudiantes, gracias por acompañarme el día de hoy. Realmente ha sido muy grato compartir estos momentos con ustedes y les deseo todo lo mejor porque, realmente, nuestra relación va a depender mucho de ustedes y de sus contrapartes en Estados Unidos. ¡Muchas gracias!